jump to navigation

Ortho Qx Sábado, agosto 6, 2005

Posted by El Edu in La Cotidianidad de mi Vida, Medicine.
trackback

El jueves vino al país uno de los doctores a quienes conozco en el Hospital for Special Surgery de New York city, Dr. Walther H. O. Bohne (sí, creo que estaba predestinado a ser Ortopeda ese tíguere). Había trabajado con él en noviembre pasado cuando realizamos 9 cirujías en la Clínica Cruz Jiminián. Decidió volver ahora a operar a una niña con vertical talus (una dislocación dorsal del navicular sobre el astrágalo que causa pie plano y un débil push-off power) que no había podido ser operada en aquella ocasión porque tenía gripe. Lamentablemente, fue imposible contactar a la familia, ya que no tienen el mismo número y no tenemos su dirección completa. Así que buscamos otros pacientes que pudieran ser operados y reunimos a tres niños con pies equinovaros y una con espasticidad en los hamstrings por cerebral palsy para operarlos ayer. Claro, que fue el día en que todo se puso en contra de nosotros. El laboratorio de esa clínica es el ejemplo perfecto de la ineficiencia dominicana. Ahí uno tiene que irse a hacer los análisis como una semana antes de enfermarse para tenerlos listos cuando haya que ir al Médico. Las cosas se complicaron cuando vimos los resultados de los hemogramas de los pacientes, TODOS con anemia (como TODOS los niños dominicanos) y dos tenían gripe. Así que luego de discutir los casos largo rato con la Anestesióloga (mujer que se queja esa, mieeeeeeeeerrrrrrr… el día entero me pasé oyéndola quejarse de algo) y la Pediatra, decidimos operar sólo a dos. Comenzamos a la 1 PM con el bilateral clubfoot, casi muriendo de inanición. Todo el tiempo de la cirugía, la anestesióloga estuvo atacando para que aceleráramos porque ella tenía una cirugía a las 3 PM en otra clínica. Tanto así, que la jeva se fue justo después que cerramos la piel, y nos quedamos ahí en el quirófano con el bebé en la mesa y nosotros enyesándolo (lawsuit anyone?). Luego comimos un delicioso almuerzo de Scherezade y esperamos hasta las 5:30 PM hasta que volvió la doctora y pudimos comenzar la cirugía de la niña con CP. Algo sencillo, un release de los tendones de los músculos semimembranoso y semitendinoso en el aspecto posterior de la rodilla. Salimos de allí casi a las 9 PM. ¡Yo duré en ese sitio más tiempo del que duraba en un servicio en el internado! Pero, aunque sólo operamos dos pacientes, la gratitud de los padres era indescriptible. Y esa niña con CP se merece un premio; estuvo sin comer desde la medianoche del jueves hasta el momento en que la operamos (por la anestesia) y nunca se quejó. Claro, la parálisis cerebral quizás influyó algo en eso, y ni hablar de la hipoglicemia que no la dejaba ni abrir los ojos.

Fue bueno ver de nuevo a Raquel y a Dr. Bohne. Hasta agradezco que hayamos operado poco, porque pude conversar mucho con él. Es una persona súper interesante, y con una gran cultura, además de ser un gran cirujano (and a modest one too! ajá…). Me emocioné mucho cuando Dr. Bohne me recordó la máxima que me había dado Dr. Kennedy el pasado año y la cual he compartido con Raúl y Pepito: “The enemy of good is better.”

Step 1 passing grade… I need you!!!

Hey, Pepi, tenemos que cambiarle el yeso al niño la semana que viene. Te llamaré.


Listening to Radiohead – The bends (1995)Radiohead - The Bends (1995)

Comentarios»

No comments yet — be the first.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: