jump to navigation

Un Apacible Domingo Lunes, agosto 8, 2005

Posted by El Edu in La Cotidianidad de mi Vida, Mountain Biking.
trackback

Con gran calma desperté hoy, luego de la llamada de Pablo.  Me cambié tranquilamente y disfruté de mi sandwich de salami frito con queso (yo no sé que carajo le pasó por la mente a Anita esta mañana; es más, yo ni sabía que en mi casa compraban salami), el cual me vino muy útil luego.  Llegamos al colmado donde siempre nos parqueamos disfrutando de la música de Doves (¡no, Lidia, no era Some Cities!).  Allí nos quedamos unos minuticos oyendo There Goes The Fear y preparando nuestras cosas.  Decidimos explorar un camino que habíamos visto la semana anterior, así que tomamos los trillos habituales que nos llevarían a aquel lugar.  Hacíamos preguntas a los locales para conocer mejor aquella región.  Descubrimos dos nuevos trillos para una próxima aventura.  Luego de una divertida bajada, arribamos al pueblo de Santa María, con la imponente Iglesia del mismo nombre, la cual escapó a la vista de Pablo hasta que le dimos la vuelta, a pesar de su imponente tamaño, siendo el edificio más grande de aquel poblado.  Unos jóvenes jugaban baloncesto en el parque, mientras otros se resguardaban del sol bajo unos frondosos árboles de javilla.  Luego de tomar un trillo que nos llevó de vuelta al camino por el que arribamos, decidimos continuar por la carretera asfaltada.  Fue como si hubiésemos entrado a una nueva dimensión.  Un nuevo mundo nos abrió sus puertas para explorarlo.  Disfrutábamos de un hermoso paisaje, y desde allí podíamos ver los sitios por donde usualmente montamos.  Vimos también El Pomier, a dónde queremos ir hace tiempo en las bicis para luego visitar algunas de las cuevas.  Continuamos por aquella carretera y llegamos a Mandinga, donde pedimos direcciones a unos amables señores que se charlaban bajo la sombra.  Así emprendimos el rumbo de vuelta a la 6 de noviembre y salimos frente a Industrias Aguayo, por lo que tuvimos que rodar un largo trecho por la autopista hasta volver al carro.  Montamos mucho más que cualquier otro día y en menos tiempo, creo que por la combinación de no pararnos mucho a hablar disparates y porque montamos mucho sobre asfalto.  Fue un excelente monteo.

Luego de almorzar, me tiré en el sofá de la sala a ver TV y me rendí hasta las 6 PM, cuando me despertó Willie y salimos a tomarnos una cervecita con El César.  Volvimos a casa a eso de las 8:30 PM y nos quedamos un rato viendo TV y esperando a que El Pepi llegara a la suya.  César y yo fuimos allá y vimos Life Aquatic.  ¡Qué loca esa película!  Excelente comedia.  A los que les gustó The Royal Tenenbaums les encantará esta.  Sumamente original.  Y el soundtrack es genial.  Ya lo adquirí para escucharlo durante el día, en mis descansos del estudio.

Después de todo fue un muy apacible domingo.  O, como diría Stimpy, estuvo super chillin’.


Listening to The Flaming Lips – Yoshimi Battles The Pink Robots (2002) The Flaming Lips - Yoshimi Battles The Pink Robots (2002)

Comentarios»

1. lili - Martes, enero 17, 2006

ma te vale que no era some cities!!!


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: