jump to navigation

Fin de Semana de Récords, Parte I Jueves, septiembre 8, 2005

Posted by El Edu in La Cotidianidad de mi Vida.
trackback

El pasado fin de semana parecía ser uno como cualquier otro, y amenazaba con pasar a la historia sin pena ni gloria. Pero, algunos jocosos imprevistos le dieron los ingredientes necesarios para crear esta divertida narración que les presento hoy.

Luego de un viernes poco trascendental en el ámbito social, el sábado no auguraba nada mejor. Mi familia partió temprano hacia San Juan de la Maguana para participar de la reunión de la familia Suero, de la cual volverían el domingo. Yo, el antisocial, me quedé para no perder el ritmo de estudio. Me levanté poco después de las 11 AM y disfruté de algunos partidos de tennis, mientras leía algo de Bioquímica.

Como estaba solo, decidí que no era el momento para poner en práctica mis habilidades culinarias, ya que no habría nadie quien corriera en mi auxilio en caso de que accidentalmente se incendiara la cocina, o me intoxicara, o muriera del susto al abrir el horno y ver la comida, o cualquier otro desastre “natural” que pudise ocurrir. Decidí entonces ir a Taco Bell y compré un burrito de 1/2 libra de carne de res (el cual es más barato que el normal, vaya usted a saber…) y dos tacos duros de res (si está pensando en este momento que me gustan los tacos, continúe leyendo, porque esto no termina aquí). Camino a casa, me paré en un colmado a comprar 7UP y vi una nevera de Walls; hacía varios años ya que no probaba una Magnum, así que compré una, ya que en mi casa no había NADA de postre… ¡hasta el oso estaba vacío! No soy un asiduo consumidor de los restaurantes de comida rápida clásicos (Mcdonald’s, Burger King…), pero Taco Bell es mi guilty pleasure. Luego de la primera hartura del fin de semana, y de hacer la digestión mientras veía más del US Open, me dispuse al estudio, hasta que fuese hora de seguir barajando y de planear la salida nocturna.

Esa noche fuimos a casa de Gabriel, a darle la bienvenida a nuestro querido amigo Orazio, quien volvía al país luego de dos años de incesante estudio en Barcelona. El espléndido gaby nos tenía preparada una deliciosa picadera, con unos ricos pastelitos y ¡un dip estilo mexicano con tortillas y nachos! Como ya había cenado con un poco del rico pavo de Doña Mima en casa de Laura, no comí “mucho”. Pero sabroso sí estaba. Luego comenzamos a ver The Incredibles, pero yo me fui a los 20 minutos porque iba a montar temprano. Aunque luego decidimos cancelarlo, porque Pablo tenía un pasadía con la gente de su curso. Terminé acostándome a las 5 AM por estar pegado de la PC, conversando amenamente con Lidia. Acordamos juntarnos a las 8 AM a escuchar Doves… aunque ambos sabíamos que eso no iba a suceder…


Listening to Belle & Sebastian – The Boy With The Arab Strap (1998) Belle & Sebastian - The Boy With The Arab Strap (1998)

Comentarios»

No comments yet — be the first.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: