jump to navigation

DEH-PE-LO-TE, Primera Parte: La Logística Viernes, octubre 7, 2005

Posted by El Edu in La Cotidianidad de mi Vida.
trackback

Ya llevábamos varias noches planeando el evento. Todo comenzó como una simple broma, pero había tomado fuerzas. Diseñábamos los cimientos de la artillería pesada. Aquella noche debía ser inolvidable (aún para los inconscientes). El viernes a las 9 AM inició el caótico día que culminaría con la noche más happy del año.

Las 9 AM. Una vez más NO me levantaba a tiempo. Había puesto la alarma del celular a las 7 AM. That didn’t work out as expected. Me desperté, y luego de acicalarme, me dispuse a realizar llamadas importantes. Coticé la bebida en Hermanos Jerez, pero luego decidimos ir a Drinks. Había quedado con El Pepi de reunirnos a las 11 AM para cambiar los yesos de David, porque el debía instalar el ultramoderno sistema de seguridad de la imprenta. Claro, que cuando lo llamé estaba durmiendo, pero eso no importaba. Lo recogí a las 10:30 AM y pasamos por el Nacional de Camino Chiquito a buscar algunas cosas; pero terminamos haciendo la compra en el Pola, porque allí encontramos el juego de cereza para el shot. Fuimos a la Fundación y, como de costumbre, aún después de llamarles repetidas veces, no habían buscado la sierra de quitar los yesos. Como el tiempo apremiaba, decidimos ir a comprar la bebida en lo que aparecíael dichoso instrumento.

Llegamos a Drinks 2 GO y procedimos a pasar inventario. 10 botellas de vodka, 2 151, 2 Ron Blanco, 1 Triple Sec… Estaba cogiendo forma el asunto. Velozmente, regresamos a la Fundación y cambiamos los yesos de David. Mientras hacíamos esto, llamó Gustavo. ¡Había olvidado buscar el termo del Frisbee en su casa y la señora se iba a las 2! Como ya eran las 2, Pepito se fue en mi camioneta a buscarlo, mientras yo terminaba la pierna izquierda. Cuando terminé, fuimos a almorzar a casa, retomando energías para el resto del día. Luego de los sagrados minutos de digestión, recogimos la neverita, la compra, la bebida, las cajas, en fin, todo lo que había que llevar donde Tony, y partimos. Paramos donde Hendrick a buscar el sifón para el ponche. Había sentido una pesadez al doblar con la camioneta, así que bajé a investigar. No sólo se nos venía el tiempo arriba y teníamos que hacer miles de cosas más, ¡sino que ahora también teníamos una goma pinchada! Hendrick se ofreció a prestarnos su bomba, pero como se demoraba, decidimos arriesgarnos y lanzarnos hacia el gomero de la rotonda (son los mejores). Solucionado el problema, llegamos a donde El Pepi. El tenía clases luego, así que buscó su ropa y se fue en su carro. Paré en la ferretería del Nacional y compré unos Zip Ties (“tie-racks”) para utilizarlos como pulseras, ya que el precio al que las venden en Ticket Express es despiadado.

Tony estaba en clases, así que su hermano Arturín-bim me recibió. Bajamos todas las cosas y las guardamos en la casita de la piscina. Subimos a esperar a El Pepi, quien había ido a adquirir otro vodka (como si no tuviésemos suficiente). Me puse a armar la urna, forrando una caja con un papel de regalo que conseguí que me regalara la jeva del Nacional, luego de hacerle ojo bonito. Debo decir que fue el peor acto de manualidad que he hecho en mi vida. ¡Qué trabajo me dio esa vaina! Pero no desistí hasta lograrlo. Ya con El Pepi, El Tony, Stimpy y Willie en el lugar, bajamos a probar la música. Al poco rato llegó Lidia con las vejigas y estos tígueres se pusieron a inflar ahí a puro pulmó… e’ verdá sí… Por suerte teníamos un par de bombitas. Stimpy y yo nos encargábamos de lo importante: la bebida. Preparamos el ponche con una exactitud científica inigualable, digna de una tabla de Excel. Eran ya casi las 7 PM, y tuve que salir a buscar las sillas en Fiesta Arroyo Hondo. La amable señora me esperó, aunque ya había cerrado la tienda (claro, ella vive arriba). Volví a donde Tony, y proseguimos con los brebajes. Estábamos asustados por la consistencia del shot, porque nos parecía muy fuerte. Pero decidimos esperar a enfriarlo a ver qué tal. Ya eso estaba listo. Organizamos la mesa, colocando los vasos, los alcoholes, y el jugo allí. Picamos unos cuantos limones, para los que gustan del vodka tonic, y nos fuimos al Nacional a comprar hielo. Pasamos por casa de Gabriel a buscar el portabotellón de su casa (sí, el que usan para tomar agua allá) para po ner allí el shot, y lo llevamos a donde El Tony. Todo parecía estar listo. Sólo faltaba la música del iPOD de Lidia. Eran las 10:30 PM. Ya comenzaban a llegar los primeros in vitados (Goku y Yanina) y nosotros todavía sin alistarnos. Así que nos fuimos y los dejamos en manos de El Tony.

Al llegar a casa, cené rápidamente y luego me di un reconfortante baño. Le había dicho a Stimpy que me buscase, porque yo iba a dormir en casa de El Tony. Finalmente llegó y partimos con destino a la fiesta. Tuvimos que hacer una parada para comprar más hielo, pero ya eso fue todo. Cuando llegamos, ya había mucha gente y buena música (del iPOD de Jose… Lidia where are you?!). En ese momento, tomé todo el estrés que había acumulado durante el día y lo transformé en alegría, claro, ayudado por un vaso del exquisito Get-Laid Punch. Y ahí comenzó la celebración.


Listening to Broken Social Scene – Broken Social Scene (2005)Broken Social Scene - Broken Social Scene (2005)

Comentarios»

No comments yet — be the first.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: