jump to navigation

Descalabro Tecnológico Domingo, octubre 16, 2005

Posted by El Edu in La Cotidianidad de mi Vida.
trackback

A la verdad que eto son uno eletrodomético esesionale…

Desde hace un tiempo, varios electrodomésticos de mi hogar han sufrido algunos desperfectos que han conllevado su reparación o remplazo.  Uno clásico ha sido la lavadora.  Es una de esas cosas que se dañan y uno siempre quiere arreglarlas, proque comprar una nueva equivale a empeñar un ojo u otra parte vital del organismo.  Claro, hasta el momento en que la ropa sale llena de peluza (porque ya sólo tiene un ciclo) y, finalmente, me hacen caso y compran una nueva y resuelto el problema.  Otro que comenzó a dar problemas hace tiempo fue el CD player del equipo de música.  Ese simplemente ni leía los CDs.  A llevarlo a arreglar.  Uno común en todos los hogares es cuando se daña la PC.  ¿¡A quién no le ha pasado¡?  Board nuevo, procesador nuevo, formatear… miles de veces ya he hecho eso.  ¿Y el monitor?  Ese si me ha sacado de quicio.  Se dañó hace varios meses y me lo arreglaron.  Volvió a dañarse hace un mes, y luego de varias semanas de “arreglo”, me lo devolvieron porque no podían hacer nada.  Y ahora, la nevera.  Esa canalla sí que se dio grande…

He llegado a la conclusión de que los electrodomésticos tienen conciencia gremial, y que estos desperfectos son protestas por sus condiciones de empleo o simplemente ganas de llamar la atención.  Porque no hay otra forma de explicar el hecho de que el viernes, un día antes de que mis padres se fuesen de vacaciones a China (o sea, ¡a China!.. eso tuvo que haber sido un complot), vieniese a dañarse la maldita nevera.  Pienso también que este Sindicato de Electrodomésticos Caseros tiene bajo contrato a los diversos técnicos que los arreglan, porque parece que se combinan.

Los técnicos electrónicos son como los mecánicos de carros.  Como uno no sabe de eso, le pueden decir cualquier disparate y uno “ah, bien, bien”… como un idiota.  No, que el flyback; que la fuente, que la tarjeta, que el lente, que qué se yo qué mierda… Y a uno no le queda más remedio que decirle que sí y descularse pagándoles.  Yo estoy seguro que esos cuartos se los reparten entre los técnicos y los equipos electrónicos.  Y eso es si son responsables, porque hay unos que se pasan de abusadores.  El viernes en la noche, Papa habló con el técnico de la nevera, quien le aseguró que vendría el sábado a las 8:30 AM.  A las 6 AM los llevé al aeropuerto, y al volver llamé al pana, quien en seguida comenzó a barajar y a presentar excusas.  El punto fue que no vino nunca, y la nevera ahí caliente, y yo con la compra del mes ahí metida.

Por suerte puede uno contar con sus amigos.  El Pepi con gusto me permitió llevar las cosas a la nevera de arriba en su casa, donde por suerte cupo todo.  Y, por órdenes superiores, fui con tío Pompeyo y tía Charo a comprar una nevera nueva.  Quedé impresionado con lo que cuesta una nevera.  Ya yo comprendo por qué se necesitan las listas de bodas, porque si uno se pone a comprarlo todo, ¡no va a tener dinero ni para divorciarse!  Fuimos a Distribuidora Corripio, donde vimos una que nos gustó mucho.  Pero decidimos no precipitarnos y pasar por Plaza Lama.  Error.  Asalto a mano armada.  Yo creo que esa gente cree que las neveras se pueden usar como automóviles, aire acondicionado, habitación… porque con esos precios, ¡wow!, casi hago ¡Plop!  Las más baratas estaban en RD$45.000, ¡llegando algunas hasta más de RD$100.000!  No duramos ni cinco minutos ahí.  Fuimos de vuelta a DC y compramos una excelente nevera Admiral.  Claro, ahora venía la mejor parte: como ya era tarde, no podían llevarla sino hasta el lunes.  Así que entre varios la montamos en mi camioneta, y así me la llevé a casa.  Yo iba frikiaísimo porque, aunque la había amarrado, si a esa vaina le daba la gana de irse pa’ un lao, ya, eso era todo.  Luis José vino con su padre y, entre los tres, y luego de MUCHO trabajo, logramos colocar la nevera en su sitio.

Hey, pero está bonita.  Estoy orgulloso de mí mismo.  Ya me puedo casar.  Bueno, no.  Aunque estoy SEGURO que desde que llegue papa, algo malo le va a encontrar y que será mi culpa.  Hagan sus apuestas.  Yo digo que lo primero será la máquina de hacer hielo que tiene el freezer.  Ya me lo imagino diciendo “¿¡Una máquina de hielo!?  Uno no necesita eso.  ¿Y no había una más sencilla, que funcionase con carbón o leña?”  Esa última fue un ITBIS, pero los que me conocen lo comprenderán.  En fin, pude resolver lo de la nevera y ya está todo en orden.  No puedo esperar a ver qué será lo próximo en dañarse.  Ah, y el episodio del monitor no ha termiando todavía.  Esta historia continuará…


Listening to Blues Traveler – Live On The Rocks (2004)Blues Traveler - Live On The Rocks (2004)

Comentarios»

No comments yet — be the first.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: