jump to navigation

Riding the wake Viernes, mayo 19, 2006

Posted by El Edu in La Cotidianidad de mi Vida.
trackback

El domingo fui con Stimpy y Laura a Palmar, a casa de Gaby, quien nos invitó por su cumpleaños. Pepito, Melina, Víctor, Amelia, Tony, Lidia, Gabriel, Alexandra, Yamil y Lorraine habían ido desde el sábado. Salimos tempranito para evitar las caravanas del cierre de campaña y para tratar de llegar más rápido que El Tony el día antes, porque lo llamé a las 4:30 PM y no había llegado a Palmar "por los tapones". Claro, luego me enteré que la razón principal por la cual él duró un poco más de lo usual fue porque tomó una ruta alterna pasando por Azua.

Lo primero que hicimos al llegar a "la casa más ápera de Palmar", fue comenzar el reñido torneo de tenis de mesa. El Pepi me agarró desprevenido y, aprovechando una racha de 13-0, me arrolló en el primer partido. Luego las cosas volvieron a la normalidad y le gané varias veces. Pero él no se dio por vencido y volvió a vencerme en otro partido.

El desayuno estuvo delicioso, seguido por más ping-pong. Un grupo se fue a esquiar mientras nosotros continuábamos batallando, así que, después de un largo rato, también nosotros fuimos al mar. A Gabriel le habían prestado un artefacto llamado O'brien WakeTower, el cual era un tubo grande con varios tubos semicirculares encima, asemejando un carro romano (para mí, por lo menos).

Obrien WakeTower.jpg = Roman Chariot.JPG

El Pepi y yo pedimos primero (clásico), así que seríamos los stuntmen para la primera vuelta de prueba. Gabriel y Laura iban en el bote, con Yamil conduciéndolo. El Pepi y yo íbamos de lo más chillin' en el asunto ese, saltando y dándole para los lados. Nosotros pensábamos que el O'brien sería un disparate, pero la verdad es que estaba de lo más divertido. Pero parece que Yamil quería vernos sufrir un poco más, por lo que aceleró la marcha y comenzó a hacer unos giros más bruscos. Nosotros tratábamos de mantener el centro de gravedad en equilibrio, balanceando nuestro peso para impedir que el O'brien perdiera el control. Las sonrisas de felicidad que teníamos en nuestras caras al montarnos, desaparecieron, y fueron remplazadas por expresiones de terror. Nos esforzamos cuanto pudimos, hasta que la fuerza centrífuga nos venció. Pude ver cómo Pepito se soltó del O'brien y fue arrojado al mar. Eso desequilibró por completo al WakeTower, y esas décimas de segundo en que me mantuve sobre él, parecieron eternas. Y ahí salí volando.

¿Han jugado alguna vez a tirar chatas que reboten en el agua? Yo lo he jugado, sí, ¡y esta vez lo hicieron conmigo! Íbamos como a 30 Km/h, y cuando impacté con la superficie del agua, sentí que me habían destrozado la columna vertebral, tal como me pasó cuando, a los 5 años, me caí de un carrito de golf que iba conduciendo mi madre en La Romana, quien dio la vuelta en U más violenta posible y yo salí disparado, sólo para quedar tendido allí sin que ella ni Francisco se dieran cuenta hasta unos metros más adelante. Esa vez sólo me herí el codo, pero ahora pensaba que había quedado parapléjico. Había rebotado sobre el agua antes de hundirme. No podía creerlo. Lo primero que hice fue mover los pies, para descartar una lesión medular. Eso me alivió, así que me quedé flotando en el agua hasta que volvieron a rescatarnos. Gabriel, Laura y Yamil gritaban preguntando si estaba bien. Yo ni hablar podía; estaba aturdido. Pepito sintió celos de que no se preocuparan por él, pero, aunque él también se dio durísimo, por primera vez su robusto cuerpo le ayudó en algo, ya que se hundió inmediatamente y no rebotó como hice yo.

Desde que volvimos a nuestros cabales, nadamos hacia el bote y nos subimos. Luego de tan peligrosa experiencia, no quedaba otra cosa que hacer que no fuese volver a la casa… ¡a montarnos en el O'brien! Así que, masoquistas al fin, continuamos tomando turnos sobre el WakeTower hasta que nos cansamos.

Después nos bañamos en la piscina, jugamos ping-pong, comimos unas deliciosas hamburguesas de Red, jugamos más ping-pong, algunos dormimos, y, como a las 5:30 PM, Stimpy, Laura y yo nos fuimos. Los demás querían esperar hasta más tarde para evadir las caravanas de cierre de campaña. Pero la verdad es que a nosotros no nos tocó ninguna y a ellos sí. Eso sí, el tránsito estaba pesadísimo en la carretera. Stimpy llegó mareado a la casa por todos los stop-and-starts.

Les recomiendo que prueben el O'brien WakeTower algún día, pero con chalecos salvavidas, padding para las extremidades y un collarín cervical para evitar quedar cuadrapléjicos.

¡O'brrriiiiiiiiiieeeeeeeeeeeeeeeennnnn!

Punto y seguido. Tags: , , ,
Technorati Tags: , , ,
Copyright Eduardo Suero

Comentarios»

1. chelle - Lunes, mayo 22, 2006

lol! dike masokistas al fin!

yo si k no me monto en eso. mas vale precaver : P

2. César, El - Martes, mayo 23, 2006

Hey, por favor, les pido, que Eduardo no se vuelva a montar en eso hasta que yo llegue, para poder montarme, en serio, pls….. la razón? go kart de Manuel……..

Una pregunta… a quién más le sale una diminuta happy face en el centro de la página, abajo???

3. Eduardo - Miércoles, mayo 24, 2006

Go-Kart de Manuel, máquina de esquiar en Funtastico… innumerables cosas.

No te preocupes César, que donde Gaby también hay ahora un dune buggy… ¡y Pepito y Víctor ya lo dañaron! (ni me llegué a montar)

¿Dónde está exactamente el happy face?

4. César, El - Jueves, mayo 25, 2006

abajo, verás que sale un recuadro (rectángulo mejor dico) azul, con: “Regulus by Binar Moon | Created with WordPress.com…..”, debajo del rectángulo, en el medio de la página, me sale un happy face🙂, pero derecho.. pense que era algo estilo “The Net” trate de darle pero no paso nada, jejeje

5. vic - Martes, mayo 30, 2006

happy face spotted…. y porsiacaso fue pepito que daño el buggy! imaginatelo…. “victor, chequea esto!” BLOF!

6. Pepito - Lunes, junio 5, 2006

Diablo!!!!!!

Además de chismoso, mentiroso! Nos han visto manejar a ambos. ¿A quién creen que creerán?

Basicamente Víctor lo enchivo y despues trató y trató de sacarlo by flooring it, en contra de mis sensatos consejos, aflojando la cadena conductora.

Na. Ah y César, es de 2 el buggy, pa que no pienses que el peso tiene que ver en que se dañara. El día anterior nos montamos Guby y yo y sobrevivió.

No fue serio el daño, así que para cuando llegues estará bien.

7. Eduardo - Lunes, junio 5, 2006

Hey, ya vi la carita. No la había notado. Supongo que se la puso el que hizo el theme a modo de signature.

Pepito, ahora que lo pienso, quizás fue eso lo que precipitó el daño al buggy, el que se montaron tú y Guby al mismo tiempo.

8. vic - Martes, junio 6, 2006

mierquna habia camara en tiempos romanos…

who knew…


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: