jump to navigation

Estivi y Boca Negra, Parte IV (Epílogo) Jueves, junio 8, 2006

Posted by El Edu in La Cotidianidad de mi Vida, Montañismo.
trackback

"Eso es lo que va a pasar ahora, hermanos, ahora que llego al final de este cuento. Habéis acompañado a vuestro druguito Alex allá donde ha ido, habéis sufrido con él y habéis videado algunas de las acciones mas brachnas y grasñas del viejo Bogo, todas sobre vuestro viejo drugo Alex. Y todo se explicaba porque era joven. Pero ahora, al final de esta historia, ya no soy joven, ya no. Alex ha crecido, oh sí." –Anthony Burgess, "La Naranja Mecánica"

Jimmy Page y el escape de Estebanía

Luego de un buen rato, nos alistamos para partir. Pusimos nuestro cassette de Led Zeppelin con III y Houses of the Holy y nos fuimos contentos. Hasta que… No, no era posible. No lo podíamos creer. Los pequeños charcos que formaba el río en el camino a nuestra llegada habían desaparecido… ¡sólo para ser remplazados por el río completo! ¿Cómo no habíamos pensado en eso antes? Aunque preguntarnos eso era estúpido, considerando todas las imprudencias que habíamos cometido hasta el momento. La crecida del río había provocado que este entrara a la carretera. La rigola se desbordaba, y juntos arropaban el camino.

Manejaba con cuidado, buscando las partes más seguras por donde pasar. Pepito iba atento al camino y Goku estaba encargado de dirigir el empleo del 4×4, dependiendo de si requeríamos el Hi o el Lo. A todo esto, El Grifo iba capturando estas escenas de pánico y terror con su videocámara. Repentinamente, detuve la marcha del vehículo y me quedé mirando fijamente lo que había delante de nosotros. Un pequeño surco que habíamos cruzado sin problemas al llegar, era ahora una temible depresión, con pendiente de 20º, y con la rigola en la parte superior, desbordándose por el hoyo hasta llegar al río, estando separado este de aquella solamente por los 5 pies de camino que quedaban. Me bajé a inspeccionar y, tanteando con una rama, decidí que lo mejor sería irnos por el lado izquierdo, y esperar que el extremo derecho resistiera y no se derrumbara, pues eso sería fatal. Colocamos el 4×4 en Lo, preparamos la cámara, nos concentramos en las notas de Jimmy Page y aceleramos.

La camioneta se hundió del lado izquierdo, sólo para luego rebotar con dirección al río. Me di un fuerte golpe en la cabeza, pero no dejé que mi aturdimiento me obnubilara. Logré mantener el control del vehículo y, por intercesión de la Divina Providencia, logramos atravesar la zanja. Aliviados por haber superado ese último obstáculo, seguimos a toda velocidad para salir de allí lo más pronto posible. Y es que, si hubiésemos esperado una hora más para salir de aquel lugar, el río hubiese hecho imposible nuestra salida, poniendo en peligro nuestro vehículo y nuestras vidas.

Un mundo feliz

Al salir a la autopista, observamos un cambio radical del estado del tiempo. Mientras en el río todo era caos, aquí el cielo estaba despejado, y el sol irradiaba con energía antes de anochecer.

¡Qué aventura habíamos tenido! Lo que comenzó siendo un tranquilo viaje a tirarnos de un salto, terminó siendo una lucha por sobrevivir. ¡Cuántas peripecias habíamos tenido que soportar! Pero lo importante fue que no nos dejamos amedrentar y que nos sobrepusimos a las adversidades. Había mucho que analizar, pero estábamos cansados y sólo queríamos llegar a un sitio donde comprar unas clásicas birras, para recobrar fuerzas. El camino de vuelta fue muy agradable y pacífico (sin duda que la cerveza hizo su efecto), oyendo música y hablando tranquilamente. Y es que nos sentíamos bien de volver a casa.

Y así termina nuestra historia, un hecho real que ha de ser recordado por nosotros como punto de inflexión en nuestras vidas. Esta travesía nos ha cambiado. Hemos madurado, hemos crecido; pero aún somos los mismos aventureros que éramos al comenzar la expedición. No sabemos cuándo volveremos al Salto de Estebanía, pero, cuando lo hagamos, sabremos que ya antes logramos entrar y escapar de allí con vida, y que en nuestro poder está, finalmente, conquistar el salto.

Y ninguna montaña maldita nos impedirá lograrlo.

Punto y seguido. Tags: , , , ,
Technorati Tags: , , , ,
Copyright Eduardo Suero

Comentarios»

1. lidia - Jueves, junio 8, 2006

esto parece una aventura de hobbits saliendo de mirkwood
(y jimmy page is a fan! de lotr)

no te emociones con los “to be continued..” tu duras mucho para post=P

2. César, El - Viernes, junio 9, 2006

hmm, tu ve, esa parte si me hubiera gustado hacer, na, pa la proxima, yo voy, espero en el carro, así disfruto de esa parte, jeje

3. Eileen - Jueves, febrero 8, 2007

Ustedes estaban “salao”. Definitivamente.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: