jump to navigation

Alejado De Mi Espacio Martes, noviembre 29, 2005

Posted by El Edu in La Cotidianidad de mi Vida.
trackback

Hace ya más de un mes desde la última vez que escribí. Mis disculpas por ello (sí, especialmente a ti, my #1 reader), aunque por ahora ya deben de haber olvidado este espacio.

Noviembre había sido un mes tranquilo, sin acontecimientos de gran magnitud. Pero, en estos últimos días, han ocurrido algunas cosas dignas de contarse en este primer blog del mes.

El lunes 14, a las 7 y pico AM, fui con Tunto (el encargado de la finca) a Villa Altagracia en la camioneta, a recoger a unos señores quienes venían a chapear la yerba que estaba arropando los árboles que se habían sembrado varios meses atrás. Esta es una de las cosas más extremas que he hecho en mi vida. Las gomas de la camioneta se gastaron hace como un año (y, a pesar de que se lo recordaba constantemente a Papa, ya que mi semanal no aguantaba más pinches, no habíamos podido comprar las nuevas), así que se podrán imaginar las condiciones críticas en las que se encontraban ese día. Y no era 2 ó 3 personas que íbamos a buscar. No, ¡eran 13! (mientras más…) Así que veníamos 15 personas en la súper camioneta, con sus respectivos bultos de ropa, y la comida. A 80 venía yo por la Autopista Duarte, mega frikiao y atento a si veía una patrulla de la Policía. Pero todo transcurrió sin mayores problemas, y llegamos a la finca sanos y salvos. Luego tuve que ir con Tunto a Villa Consuelo a comprar unos colchones que faltaban, y fue ahí cuando, irónicamente, ¡se nos pinchó una goma! Suerte que fue frente a un gomero y no perdimos tiempo.

El jueves pasado fui a un pasadía de Thanksgiving del Cuerpo de Paz en el Club de Arroyo Hondo, invitado por mi gran amigo Jeremíah Marble. Yo estaba esperando unas 30 personas, así que me sorprendí al ver aquella multitud gringa jugando soccer y basketball. Había como 200 gringos… y yo. Fue divertido. Jugamos Frisbee un rato, vimos los juegos, comimos muchísimo, nos bañamos en la piscina… pero, lo más gracioso de todo, ¡fue la competencia de merengue y bachata! Ahí aprendí que la clave para aprender a bailar es irse a vivir en un campo. Me impresionaron. Yo que soy un cero a la izquierda bailando, tenía vergüenza ante esa gente. Creo que me mudaré a algún pueblo del Cibao a ver si aprendo algo.

El domingo fue el tradicional rally de Desde El Medio. Raúl y El Pepi, junto a sus respectivas novias Gloria y Melina, buscaban extender a 3 la racha ganadora de su equipo. Yo estaba en casa formando parte del database para lograr este propósito, aunque ellos también tenían a la Prima Nerd. El Tony me llamó esa mañana para invitarme a ir con él, pero le dije que no tenía sentido, porque entonces perdíamos el database. Así que él fue con Jose y El Súper y yo me quedé en casa. En aquel momento comencé a pensar en la posibilidad del one-two. A las 2:41 PM salió el equipo defensor, y en seguida comenzó la búsqueda de respuestas. El César, en vivo y directo desde Barcelona, se unió a la empresa en cuestión. A todo esto, Antonio no había salido de su casa, Jose estaba en el baño, y El Súper… no sé qué estaba haciendo El Súper. Resultaron ser el último carro en salir (típico Tony), el #89. Raúl y Pepito iban bien, hasta que se toparon con la pista del Jardín Botánico, la cual no pudieron deducir y fueron a Pinturas King. Ahí se fue a pique lo del one-two. 20 faltas de tiempo acumularon ahí, pero pudieron recuperarse y no acumular más en las siguientes paradas. Ahora la atención se centraba en El Tony. Tenía grandes chances de ganar algo. Claro, todas mis esperanzas se vinieron abajo cuando les estoy diciendo cómo llegar a la Plaza de la Bandera desde la Kennedy con Defilló, y cuando les digo que bajen en el KM 9 hacia la Luperón, me dice Jose “pero ya nosotros lo pasamos, estamos por Carrefour”. Como diría El Vladi cuando a alguien le duele un pulmón: “¡Andal diablo!”. Pero era muy temprano para dudar de El Tony y sus habilidades ocultas. Increíblemente, llegaron “a tiempo” a la parada y todavía tenían posibilidades de ganar. Mi teclado estaba botando humo, mis dedos volaban sobre las teclas, mientras hablaba por el celular con mis compañeros. César seguía mandándome información. Y El Tony, Jose y El Súper continuaban haciendo su trabajo en la calle. Finalmente, llegaron a la meta y entregaron sus resultados. Sólo faltaba esperar. Nos reunimos todos en casa de El Pepi y pedimos unas cervezas a un tipo de un colmado quien pasaba por allí cuando llegamos. Para mí que el Colmado estaba en la Cervecería, porque ese tíguere sí duró para traernos las birras. Sólo nos dio tiempo a tomarnos una jumbo antes de salir a la premiación. Comenzó la premiación desde el 6to lugar hacia arriba. Yo esperaba un cuarto lugar a lo sumo, así que cuando no mencionaron a ninguno de los dos carros, perdí todas las esperanzas. Así continuaron con el 3ro y el 2do. Nada. Comencé a pensar que si el primer lugar era el grupo de El Tony, entonces qué malos eran los otros equipos, porque muy fácil que estaba ese rally. Noboa comenzó a anunciar el ganador. Iván sostenía en una mano la tarjeta del carro ganador, pero con el número hacia su lado. Y justo antes de que Noboa dijese quién había ganado, Iván dio vuelta a la tarjeta. Me tomó un segundo computarlo. 89. Sólo vi a Raúl que dio un brinco, seguido por todos nosotros. Era increíble. Lo habíamos logrado. El Tony campeón del rally. ¿Quién lo hubiese dicho? Eso es lo que se llama un 1er lugar joseao. Después lo hicimos clásico y nos fuimos al Ranchón de casa de El Tony, a tomarnos unas cervecitas más y a compartir el momento con nuestros amigos. Próxima parada: Rolling Stones en Puerto Rico. Tony, Jose, Súper: ¡FELICIDADES!

Ayer en la mañana tuve que volver a Villa Altagracia a buscar a los señores, pero esta vez no fue tan extremo el asunto. Ya el sábado habíamos comprado nuevas gomas para la camioneta. Así que ya está a la orden para el próximo viaje a Constanza, el Pico, Bahía de las Aguilas, o Samaná.

Por último, ayer hice mi primer servicio como médico de los Bomberos. Me fue bien. Vi 5 pacientes en la consulta de la tarde y salí una vez en la ambulancia, a las 10 PM, a un accidente vehicular en la Gustavo con Lope de Vega. Estaba pumped yo, listo para la acción. Afortunadamente, la jeva no presentaba heridas de gravedad. Eso sí, me asusté cuando llegué porque había un grupete de gente y la muchacha estaba de espaldas en el suelo con los ojos cerrados. Ese fue otro momento Vladi. Pero le tomé el pulso, la miré fijamente a los ojos, le hablé… y revivió. O simplemente abrió los ojos y me dijo que le dolía una pierna y la cabeza. Lo cierto es que ya sé alguito del trabajo en ambulancia. Nelson me fue a visitar a las 8 y pico, recordando su antigua vida como bombero, pero ya se volvía hoy a Orlando. No hubo más eventualidades durante la noche, por lo que pude recostarme tranquilamente hasta esta mañana. Aunque sí me desperté mil quinientas veces durante la noche, con miedo a quedarme dormido si sonaba la alarma. Con lo que dí un palo fue llevando mi ipod y las bocinitas que se oyen sin estar conectadas (me pasé la noche oyendo Soda), y mi headlamp. Esas cosas son fijas ya en mi arsenal para hacer servicio.

Hey, el domingo 4 y el sábado 10 es el torneo de Ultimate Frisbee en la UNPHU, el día entero. Vayan a divertirse con nosotros.

Pronto escribiré más. Nos vemos luego.


Listening to Soda Stereo – Comfort Y Música Para Volar (1996)
Soda Stereo - Comfort Y Musica Para Volar

Ballistic Tags: , , , , ,

Comentarios»

No comments yet — be the first.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: