jump to navigation

Protegido: Rolando visits NYC – Day One Lunes, mayo 9, 2011

Posted by El Edu in La Cotidianidad de mi Vida.
Escribe tu contraseña para ver los comentarios.

This content is password protected. To view it please enter your password below:

No time for writing? Time for Podcasting! Domingo, noviembre 19, 2006

Posted by El Edu in La Cotidianidad de mi Vida.
1 comment so far

Ya se me ha hecho completamente imposible continuar escribiendo. No tengo tiempo para hacer posts tan elaborados como antes. Así que decidí probar con los podcasts. Ya hice el primero. Para suscribirse, sólo tienen que agregar esta dirección a su lista de podcasts: http://www.gcast.com/u/ballisticdt/main.xml.

Si usan iTunes, sólo tienen que ir al menú de Advanced>Subscribe to Podcast… y agregar el feed.

No quiero que lo comparen con el blog escrito, porque es otra cosa. Sólo escuchen y disfruten y luego dejen sus comentarios.

¡Hasta pronto!

Update: Encontré un site al cual puedo llamar desde el cell para grabar los podcasts, así que agreguen este feed al iTunes, porque ese es el que usaré de ahora en adelante (creo): http://www.gcast.com/u/ballisticdt/main.xml. Ya lo cambié en el post.

Si usan Winamp 5.1, sólo tienen que draguear el link a la ventana de Winamp y él se encarga de bajar y tocar el Podcast. Díganme si funciona, ya que no puedo probarlo en Mac.

Buon Compleanno! Viernes, septiembre 15, 2006

Posted by El Edu in La Cotidianidad de mi Vida.
6 comments

Ayer, para celebrar mi cumpleaños, Kelvin y yo decidimos cocinar, con un motivo italiano. Fuimos al súper y compramos spaghetti, carne molida, algunos vegetalitos, un pan largo, ajo en pasta y anchoas. Ah, y por supuesto, unas deliciosas Stellas.

Kelvin cocinó los spaghetti con salsa “bolognesa” y yo preparé el pan horneado con ajo y anchoas. Eso sí que fue un banquete. Y esas cervecitas cayeron de pinga. Al rato ya estaba echado en mi sofá rojo. Fue una agradable velada cumpleañera.

El viernes vino mi amigo Rolando, quien estudia en Rensselaer Polytechnic Institute, en Troy, upstate New York. Fui a juntarme con él Broadway con la 110, pues ahí lo dejaría el amigo que lo trajo de allá.

Ese día había estado lloviendo torrencialmente y yo estaba preocupado por si Rolando me había tenido que esperar mucho tiempo, ya que, una vez más, cogí el tren que no era y me pasé de la estación, así que perdí un ratazo en eso. Pero, por suerte (aunque mala para ellos), él no había llegado, porque se les había terminado la gasolina y Rolando tuvo que cuidar el carro mientras su amigo buscaba una bomba, la misma en la que nos habríamos de juntar. Finalmente nos encontramos y decidimos ir a ver un apartamento en la 88 con 3ra.

Una mujer policía nos indicó cuál autobús tomar y, algo mojados, fuimos al sitio. Era un apartamento de 3 habitaciones en un 5to piso. Una japonesita de lo más nice nos recibió y nos enseñó el lugar. Bueno, lo poco que había que enseñar, ya que no tenía sala, sólo las habitaciones, el baño y la cocina. Estaba bien para el precio y el lugar, aunque algo pequeño. La verdad es que no sé dónde metería a mis amigos cuando fuesen allá. Quizás podrían poner las maletas en el suelo de la habitación y dormir sobre ellas. No sé. ya veremos si termino mudándome en alguno parecido.

De ahí vinimos al apartamento de Kelvin, a secar nuestra ropa y cambiarnos, para salir en la noche a la despedida del Gabo Lora. Aquí había un desorden enorme, porque este tíguere estaba empacando para su viaje de vuelta. Le ayudamos y luego nos fuimos al Club ese del que ni sabían el nombre.

Era en Koreatown, en la 5ta con 42 o algo así. El bar estaba bien cool, pero demasiado caído. Nosotros esperábamos encontrar un montón de coreanas locas, pero no había nada. Nos pasamos la noche hablando disparates con Kelvin, Liliana, Christian y su novia, y el Gabo despidiéndose de su gente. Probé la Heineken Dark. Estaba buena, pero yo no estaba en ese humor. Yo quería una Newcastle, pero no había, y el bartender me sugirió esa. Tengo que probarla de nuevo, pero en otra ocasión en que sí quiera ese sabor.

El Kevos, El Edu, El Rolly y El Gabo en Manhattan

Al salir de allí fuimos a un McDonald’s (donde yo no comí, para variar) y pa’ la casa. Yo estaba exhausto y me tiré en mi sofá en lo que Gabo terminaba de recoger para irse. Ni me enteré cuando bajaron, aunque sí me levanté momentáneamente para darle un abrazo de despedida… y para recordarle que me pagara unos cuartos.

Y allí terminó mi cumpleaños.

No hay vida sin seguridad social Jueves, septiembre 14, 2006

Posted by El Edu in La Cotidianidad de mi Vida.
4 comments

El martes aprendí algo nuevo: hasta no tener mi social security number, no soy nadie. Y lo peor es que tengo que esperar 10 días desde mi llegada para sacarlo.

Las reglas han cambiado aquí. Ya no se puede sacar cuenta de banco sin el SS#, tal como hiciésemos Elilary y Yo cuando fuimos a Miami en el 2004. Bueno, sí se puede, pero presentando un proof of address, una factura o algo semejante que llegue a mi casa. Claro, lo primero es que no tengo casa. lo segundo es que, como no tengo cuenta de banco, no tengo facturas que pagar, así que no tengo una dirección a la cual lleguen mis facturas (¿cuáles?).

Pedí una carta a nombre de la oficina de Dr. K que dijera que yo iba a trabajar ahí y la que tuviese mi dirección y mi número de pasaporte (la escribí yo mismo). Con esa fui al Commerce Bank, el friendliest bank ever, donde me habían dicho que llevara tal carta y que me abrirían la cuenta en 2 días. Bueno, no fue tan fácil. La misma señora que me había dicho eso, ahora no sabía bien qué hacer, y duró como 15 minutos averiguando. Finalmente, me hicieron la aplicación manualmente, y me avisan la semana que viene si abrieron la cuenta. Así que no puedo hacer más nada respecto al banco hasta entonces.

Por lo menos pude sacar celular, en Cingular GoPhone. Así que no tuve que pagar por un aparato nuevo y conseguí un buen plan. 400 minutos y unlimited nights (a partir de las 9 PM) and weekends por US$50. A los que tienen mi número: por favor, no me llamen antes de las 9 PM a menos que sea una emergencia. Recuerden que aquí cobran las llamadas entrantes.

Ayer fui a ver un apartamento de una señora judía en la 75 con 2da. Duré mucho rato conversando con ella, ya que ha ido a RD varias veces y le gusta mucho. Tuve que venir a NYC para enterarme que en Sosúa se establecieron muchas familias judías durante la 2da Guerra Mundial. Le dije que yo no tenía idea, pero que seguro Papa sabía. Efectivamente, a los dos minutos me llamó Papa y le pregunté acerca de eso. “Pero claaaaarroooo, mi hijo. Hay como 50 familias que…”. Lo peor de todo es que parece ser que yo era el único que no lo sabía, ya que eso era algo obvio para El Pepi… ¡y para El Tony! Ahí fue que me sentí ignorante de verdad. Pero, al menos aprendí algo nuevo. No me quedé con el apartamento, pero sí seguiré en contacto con la señora, ya que consigue entradas para obras ¡¡a 2x$3!!

Luego fui a ver otro apartamento en la 73 con York, pero el edificio me daba mala espina, y me cansé de tocar y nunca me abrieron, así que me fui de ahí antes que me picaran.

Ya hice mi primera metida de pata en el subway, cuando me pasé de la 56 y tuve que devolverme, solamente para coger el W hacia Times Sq en vez de hacia Queens. Media hora de mi vida perdida. Seguro que vendrán muchas más, las cuales se sumarán a las trescientas que perdí en el tren de Boston.

Cumplo años hoy (¡hip hip, hurra!). No haré nada. Mañana es la despedida de Gabo, así que me pegaré ahí para compartir los “gastos”: yo pongo el motivo, el pone la gente.

Me voy a comer algo y a comprar algunas cosas. Luego les contaré algunas otras desventuras que seguro me sucederán.

Baptism of Fire Lunes, septiembre 11, 2006

Posted by El Edu in La Cotidianidad de mi Vida.
add a comment

Hoy fui al Hospital a reportarme. Compré un turkey sandwich en el deli de allí al frente y me lo comí en el parquecito de al lado del East River Professional Building, donde está la oficina de Dr. Kennedy. En el lobby me encontré con Dr. K y subimos juntos, mientras me explicaba las generalidades del lugar.

Los lunes son días de consulta, especialmente de pacientes nuevos, por lo que es el peor día. Padraigh O’loughlin, otro Dr. de Irlanda que está haciendo lo mismo que yo, estaba varado en Dublín, porque le cancelaron su vuelo de vuelta. Así que tuve que me tocó trabajar duro desde que llegué. Terminamos como a las 6 menos 20, luego de ver unos 40 pacientes. Pero sobreviví. luego fui con Dr. K a cenar a un bar de por ahí otras muy deliciosas hamburguesas (comienza a notarse un patrón aquí, ¿no?).

Llegué muerto a la casa en la noche. Kelvin y yo pedimos comida china. Yo pedí pollo con salsa de langosta. Pero creo que entendieron pollo con salsa de m….., porque esa vaina sí que estaba mala. Tenía demasiado huevo para mi gusto.

Mañana haré algunas diligencias del banco, celular, housing, entre otras cosas.

Wendy Domingo, septiembre 10, 2006

Posted by El Edu in La Cotidianidad de mi Vida.
add a comment

It’s coming…

Welcome to New York, have a nice day

Luego de una muy larga espera, finalmente se dio mi viaje a NYC. Viaje, mudanza, cambio drástico… como quieran llamarle. La despedida del sábado fue perfecta, bien íntima, aunque algo caótica, porque me la pasé dando tumbos buscando cosas y fuñendo con la PC. Pero muchas gracias a todos los que fueron. Ya me hacen falta.

Más emotiva aún fue la despedida en el aeropuerto, con Mama y Gabriela llorando. Y sí, casi lloro yo también. Creo que estoy muy emotivo en estos días. Allá nos encontramos con Don Príamo, amigo de Papa, con quien conversé durante largo rato antes de entrar al avión y quien me dio una bola hasta casa de Kelvin en Astoria al llegar a NY. Ese es un favor que nunca se olvida.

Aquí en el apartamento me junté con Kelvin, Gabo y Rainer, y nos quedamos un rato hablando disparates. Más tarde fui a cenar con Kelvin a Soho (el restaurante que está a una cuadra, no el SoHo de Manhattan), pero estaban cerrando, así que nos comimos unas deliciosas hamburguesas al lado.

Fue una muy agradable primera noche en NYC. El sofá estaba muy cómodo. Mañana, al hospital.

New York style…

No first place? No problem! (ESPM Report) Jueves, agosto 3, 2006

Posted by El Edu in Reflexiones Inútilmente Interesantes.
1 comment so far

El objetivo primario de competir en una liga de fantasía es terminar la temporada en 1er lugar. Quien lo logra, puede jactarse de ser el mejor GM del año (sí, la suerte también es parte de ser un buen GM). Pero no sólo nos emociona la lucha por el 1er lugar. Dentro de nuestra liga hay otros logros, rivalidades y carreras por los cuales competimos:

  1. ¡A por el segundo!: Una vez decidido el 1er puesto, no queda más que luchar por el 2do, no sólo por el valor que tiene, sino también por algo más: mantener en buen estado nuestro Yahoo! Profile.
  2. La lucha por el podio: Terminada la temporada, en la página de la liga publican un espacio con los tres primeros lugares. Este espacio dura un buen tiempo, casi hasta el comienzo de la otra temporada. Se siente bien abrir la página de la liga y ver el nombre de uno allí (créanme, tengo experiencia). Estará el podio decidido a repartirse ya entre los actuales tres primeros lugares?
  3. The Bryan vs. “all others” rivalry, indeed: ¿Hay alguien aquí que tenga la osadía de negar la satisfacción que sintiese de ver su equipo por encima del de Bryan? Quiero ver el primer post de alguien que diga que no le importe ganarle al self-professed “King of Kings”. Hay algunos que hasta hacen de eso su única misión en la liga (sólo hay que ver el nombre de cierto equipo).
  4. La carrera por el último lugar y la carrera por salir de él: En una liga con 14 equipos, nadie quiere ser el meritorio ganador del último puesto, y es que, considerando lo larga que es la temporada y las posibilidades que hay para mejorar, nadie quiere ser objeto de las burlas de los que están por encima, sobre todo cuando un equipo cuenta con jugadores como Alfonso Soriano, por citar algún nombre.
  5. ESPM contra el Imperio: Es un sentimiento anual el deseo de ganarle al Comisionado, si no por otra cosa que por el deseo que llevamos dentro de desafiar a la autoridad. Controversias en el manejo de la liga y el cambio de puntos, así como el continuado esfuerzo por mochar en los trades, ha llevado al noticiero deportivo ESPM a hacerle frente a los soldados imperialistas de KDLF.
  6. El Imperio contraataca: Pero no es este un conflicto de una sola vía, ya que KDLF también se ha resentido por artículos publicados por ESPM en su contra y ha realizado campañas de publicidad en contra de sus integrantes, logrando incitar a los demás GMs a vetar trades, hacer pública su oposición a estos equipos, y hasta conseguir sidekicks que lo apoyen en el desenlace de esta historia, aún cuando no sean poseedores de la más fina gramática que un aficionado de Chuck Norris debiera reflejar.
  7. ES vs. PM: Y, luego de un exitoso first half como equipo, ESPM se ve dividido en dos por el deseo de poder de uno y otro GM. Mientras PM ha sido beneficiado con el draft más exitoso de la liga y una inagotable fuente de buena fortuna, ES ha tenido que sobreponerse a un gran número de lesiones y de jugadores improductivos para poder seguirle los pasos a su némesis. ¿Podrá la ambición separar permanentemente a estos grandes amigos? O, ¿se hará justicia y todo volverá a la normalidad con ST-13 en primero y Wyld Stallyns en 2do? Lo sabremos en el epílogo de la temporada 2006.
  8. ROY: Auqnue este año tenemos sólo un novato, es mejor pensar que obtendrá el premio ROY por sus méritos y no por default. Luego de un desastroso draft (hey, le dieron drop de nuevo a Miguel Olivo) y de unos ill-advised trades (si se hubiese quedado con Adam Laroche hubiese disfrutado de los 539 puntos que ha hecho en este último mes), OSJV ha conseguido reponerse y mantenerse en la pelea por el Top 10 (próximo acápite).
  9. El Top 10: Cuando está claro que la temporada ha sido una completa decepción, no queda más que pelear por un puesto dentro de los primeros 10. Actulamente, hay una férrea batalla por conseguirlo entre OSJV, los Joneses, Benigno, Old Baseball y La Gula, ya que parece que Dr ha decidido hacerle la oposición a Lactose Intolerants en la búsqueda del último puesto.
  10. El GM más activo: Mientras algunos siguen una filosofía minimalista de cambios para no perturbar el equilibrio y la química de su equipo, otros parecen nunca encontrar la combinación perfecta para conformar un equipo competitivo. Y es que Old Baseball y los Joneses son los mejores ejemplos de esta situación. A menos que El Tony decida dar rienda suelta a sus habilidades de canje, Old Baseball parece ser el seguro ganador de esta categoría.
  11. El GM menos activo: Algunos equipos son tan buenos que no tienen que realizar muchos cambios. Para otros, realizar cambios va en contra de los fundamentos de su organización. A pesar de tener una recia competencia de parte de Plácido, con 18 moves, La Gula se ve decidido a revalidar su puesto como el equipo más tranquilo, llevando hasta el momento tan sólo 14 moves. Es posible que esta parsimonia esté ligada al pobre desempeño de su equipo durante la presente estación y a sus fallouts en años anteriores, aunque pudiese ser simplemente porque sus jugadores se adaptaron al estilo de vida de La Gula y han dejado a un lado sus labores beisbolísticas.


Eduardo Suero
-ES(PM?)-

Nombres de fútbol Viernes, junio 9, 2006

Posted by El Edu in Pensamientos al azar, Reflexiones Inútilmente Interesantes.
6 comments

Para recibir el Mundial, y aprovechando que ya comienza el Fantasy de fútbol, he decidido publicar un email que escribí en el 2004, cuando se celebraba la Eurocopa en Portugal. Es una hipótesis sobree cuáles serían nuestros nombres dependiendo del país del que procediéramos. Tengan en cuenta que esto fue hace dos años y que yo estaba sumamente aburrido en el momento.

He aquí la lista:

 
Grecia:
Vitoridis
Eduardopoulos
Pepidipilis
Tonisteas
Stimpilidis

Bulgaria:
Victorov
Eduardov
Pepitov
Tonytov
Stimpov

Dinamarca:
Victrensen
Eduardensen
Pepithelveg
Tonysson
Stimpkjaer

Holanda:
Victor van Prieeto
Eduardo van Suüero
Pepito van Mirooy
Tony van Ramors
Stimpy van Prieeto

Inglaterra:
Victor Nigger
Edward Serum
Pepito Looked
Tony Branches
Stimpy Nigger

 
Italia:
Vittorio
Edoardo
Pepini
Antonini Barletta
Stimpy di Prieto

Brasil:
Victor Paulista
Eduardinho
Pepito da Silva
Antonilson
Stimpsao

Francia:
Victoreau
Eduardhez
Pepithen
Antoine
Stimpelele

Alemania:
Victor Prietschneider
Eduardo Schwereinsteger
Pepito Miroslav
Tony Rammstein
Stimpy Prietkhel

Portugal:
Vitor Rui Prieto
Eduardo Suerao
Pepito Mirho
Tony Nuno Raminha
Stimpy Prieto Sousa

Y, para el gran final, la respuesta de Goku al email, con nuestros nombres como si fuésemos nativos del pueblo de Jarabacoa:

Victor Abreu
Eduardo Abreu
Pepito Abreu
Tony Abreu
Stimpy Abreu

Punto y seguido. Tags: , ,
Technorati Tags: , ,
Copyright Eduardo Suero

Estivi y Boca Negra, Parte IV (Epílogo) Jueves, junio 8, 2006

Posted by El Edu in La Cotidianidad de mi Vida, Montañismo.
3 comments

"Eso es lo que va a pasar ahora, hermanos, ahora que llego al final de este cuento. Habéis acompañado a vuestro druguito Alex allá donde ha ido, habéis sufrido con él y habéis videado algunas de las acciones mas brachnas y grasñas del viejo Bogo, todas sobre vuestro viejo drugo Alex. Y todo se explicaba porque era joven. Pero ahora, al final de esta historia, ya no soy joven, ya no. Alex ha crecido, oh sí." –Anthony Burgess, "La Naranja Mecánica"

Jimmy Page y el escape de Estebanía

Luego de un buen rato, nos alistamos para partir. Pusimos nuestro cassette de Led Zeppelin con III y Houses of the Holy y nos fuimos contentos. Hasta que… No, no era posible. No lo podíamos creer. Los pequeños charcos que formaba el río en el camino a nuestra llegada habían desaparecido… ¡sólo para ser remplazados por el río completo! ¿Cómo no habíamos pensado en eso antes? Aunque preguntarnos eso era estúpido, considerando todas las imprudencias que habíamos cometido hasta el momento. La crecida del río había provocado que este entrara a la carretera. La rigola se desbordaba, y juntos arropaban el camino.

Manejaba con cuidado, buscando las partes más seguras por donde pasar. Pepito iba atento al camino y Goku estaba encargado de dirigir el empleo del 4×4, dependiendo de si requeríamos el Hi o el Lo. A todo esto, El Grifo iba capturando estas escenas de pánico y terror con su videocámara. Repentinamente, detuve la marcha del vehículo y me quedé mirando fijamente lo que había delante de nosotros. Un pequeño surco que habíamos cruzado sin problemas al llegar, era ahora una temible depresión, con pendiente de 20º, y con la rigola en la parte superior, desbordándose por el hoyo hasta llegar al río, estando separado este de aquella solamente por los 5 pies de camino que quedaban. Me bajé a inspeccionar y, tanteando con una rama, decidí que lo mejor sería irnos por el lado izquierdo, y esperar que el extremo derecho resistiera y no se derrumbara, pues eso sería fatal. Colocamos el 4×4 en Lo, preparamos la cámara, nos concentramos en las notas de Jimmy Page y aceleramos.

La camioneta se hundió del lado izquierdo, sólo para luego rebotar con dirección al río. Me di un fuerte golpe en la cabeza, pero no dejé que mi aturdimiento me obnubilara. Logré mantener el control del vehículo y, por intercesión de la Divina Providencia, logramos atravesar la zanja. Aliviados por haber superado ese último obstáculo, seguimos a toda velocidad para salir de allí lo más pronto posible. Y es que, si hubiésemos esperado una hora más para salir de aquel lugar, el río hubiese hecho imposible nuestra salida, poniendo en peligro nuestro vehículo y nuestras vidas.

Un mundo feliz

Al salir a la autopista, observamos un cambio radical del estado del tiempo. Mientras en el río todo era caos, aquí el cielo estaba despejado, y el sol irradiaba con energía antes de anochecer.

¡Qué aventura habíamos tenido! Lo que comenzó siendo un tranquilo viaje a tirarnos de un salto, terminó siendo una lucha por sobrevivir. ¡Cuántas peripecias habíamos tenido que soportar! Pero lo importante fue que no nos dejamos amedrentar y que nos sobrepusimos a las adversidades. Había mucho que analizar, pero estábamos cansados y sólo queríamos llegar a un sitio donde comprar unas clásicas birras, para recobrar fuerzas. El camino de vuelta fue muy agradable y pacífico (sin duda que la cerveza hizo su efecto), oyendo música y hablando tranquilamente. Y es que nos sentíamos bien de volver a casa.

Y así termina nuestra historia, un hecho real que ha de ser recordado por nosotros como punto de inflexión en nuestras vidas. Esta travesía nos ha cambiado. Hemos madurado, hemos crecido; pero aún somos los mismos aventureros que éramos al comenzar la expedición. No sabemos cuándo volveremos al Salto de Estebanía, pero, cuando lo hagamos, sabremos que ya antes logramos entrar y escapar de allí con vida, y que en nuestro poder está, finalmente, conquistar el salto.

Y ninguna montaña maldita nos impedirá lograrlo.

Punto y seguido. Tags: , , , ,
Technorati Tags: , , , ,
Copyright Eduardo Suero

Estivi y Boca Negra, Parte III Jueves, junio 8, 2006

Posted by El Edu in La Cotidianidad de mi Vida, Montañismo.
2 comments

Una vez fuera, le dijeron: "Ponte a salvo. Por tu vida, no mires hacia atrás ni te detengas en parte alguna de esta llanura, sino que huye a la montaña para que no perezcas." –Génesis 19:17

El Salto de Estebanía

La lluvia amainaba a medida que nos acercábamos al salto. Estábamos cansados, con frío, hartos de divagar, preocupados por la cercanía del atardecer y por la lluvia que podía arreciar en cualquier momento. La soga se hacía cada vez más pesada e incómoda de cargar, pero ya no podía abusar del pobre Pepito, quien, como recordará el lector, la cargó durante largo rato mientras subíamos la montaña maldita. Seguíamos andando por el río, luchando contra la corriente, que era cada vez más fuerte. El agua cristalina había desaparecido, siendo remplazada por otra turbia, sucia, producto de la precipitación en lo alto de la sierra, que erosionaba la tierra y provocaba la inminente crecida del río.

Mientras bordeábamos una de las curvaturas del río, comenzamos a escuchar el rugido de la cascada. Luego de tantas peripecias, finalmente estábamos por llegar. Caminamos unos metros más y allí, con toda su majestuosidad, apareció ante nosotros el motivo de nuestra expedición: el Salto de Estebanía.

Nos acercamos cautelosamente. Pablo estaba asombrado por la fuerza y la cantidad de agua que tenía la cascada, ya que la otra vez que habían ido, era mucho menor. Analizamos durante algunos minutos nuestro proceder. Había demasiada agua para intentar bajar a rappel de forma segura, pero Goku insistía en que lo hiciéramos. Pero, el otro problema era que no sabíamos por dónde subir hasta el comienzo del salto. Una vez más (o quizás la única) acordamos ser precavidos, y decidimos no intentar bajar por allí. Mejor sería volver en otra ocasión, con unas condiciones climáticas favorables y con el tiempo a nuestro favor.

Pablo se quedó a un lado mientras nosotros caminamos hasta la cascada. Miramos a nuestro alrededor en busca de un sendero que pudiésemos tomar la próxima vez que fuésemos, pero no encontramos nada. Entramos con cuidado al agua, apoyándonos de la pared hasta llegar al salto de agua y sentirlo sobre nosotros. Pero sólo en ese extremo, porque colocarse en el medio de aquella gran caída de agua hubiese sido un suicidio, por la fuerza con que chocaba con la superficie del charco que se formaba.

La lluvia tomaba un nuevo ímpetu, así que decidimos volver a donde estaba Pablo, quien se hallaba sentado en una ladera con su casco puesto no sé haciendo qué. Nos juntamos y resolvimos irnos, pero no sin antes tomarnos las fotos que probaran que habíamos llegado al salto, en caso de que ocurriera una tragedia y encontraran nuestros cuerpos inertes flotando por el río. O también, y con menos dramatismo, en caso de que estuviésemos contando la historia y ninguno de ustedes nos creyeran.

El Edu, El Grifo y El Goky frente al Salto El Pepi, El Edu, El Grifo y El Goky

De repente, mientras nos preparábamos para partir, escuchamos un estruendoso ruido que competía con el feroz rugido de la cascada. Miré hacia arriba y me di cuenta que el cañón no era ya seguro. "­¡Un derrumbe!", grité. . Grandes rocas se deslizaban hacia el río. Asustados, nos pegamos todos de la ladera en que nos encontrábamos, buscando evitar morir aplastados por las piedras que caían. Al comprender lo que sucedía, El Pepi abrió los brazos, se impulsó hacia atrás y, con una cara de terror que me recordó el rescate de Sahira en Samaná, gimió: "¡¿Dónde?!". Me volteé hacia él a contestarle que el deslizamiento ocurría al otro lado del río cuando, en ese preciso instante observé cómo una gran roca caía por nuestro lado y pasaba por entre Goku y Pepito, a escasos centímetros de impactarlos. El peligro era inminente. "¡Al río!", exclamé, y, sin pensarlo dos veces, nos lanzamos al medio del cauce, corriendo como locos para escapar de aquel desastre natural que se nos venía encima.

El señor de la montaña

Cuando nos hubimos alejado lo suficiente, nos paramos a recuperar el aliento y a revisar si estábamos todos bien. Habiéndonos acomodado la carga y el calzado, continuamos la escapatoria hacia el vehículo, el cual estaba a unos 15 minutos de allí. La corriente seguía tomando fuerza y se nos hacía difícil andar, pero sólo queríamos salir de allí. Iba caminando detrás de Pablo cuando este se detuvo y balbuceó alguna ininteligible expresión de horror. Al levantar la vista, vi un enjambre de unas enormes criaturas a las cuales habíamos molestado. Nos devolvimos, huyendo a toda velocidad para evitar ser devorados por aquellos monstruos. Cuando Goku y El Pepi nos vieron correr hacia ellos, se asustaron aún más que nosotros. Goku se quedó tieso, resignado a enfrentarse a lo que fuese que nos perseguía. Pero no nos siguieron. Se quedaron custodiando su morada. De lejos vimos que eran avispas, pero las avispas más grandes que habíamos visto en nuestras vidas. ¿Es que no estaríamos seguros hasta salir de aquel lugar?

Seguimos avanzando por otro lado, alejándonos lo más posible de las avispas gigantes. En ese momento, vimos una figura humana que se deslizaba con velocidad por entre el follaje. Era un hombre. Cargaba un saco en el hombro y llevaba un machete al cinto. ¿Vendría a matarnos? ¿O era otro pobre desgraciado que intentaba escapar con vida? En nuestro estado de impotencia, ansiábamos desesperadamente cualquier ayuda, así que nos arriesgamos y le gritamos "¡Señor! ¡Espere!". El hombre no pareció escucharnos, o al menos eso pensamos, porque no aminoró la marcha y siguió andando. Decidí correr y cruzar el río para alcanzarlo, ya que en él podíamos encontrar la clave para nuestra salvación.

Me acerqué a él y me saludó sonriente, pero sin detenerse. Seguí caminando a su lado, mientras le contaba de nuestra aventura. Me dijo que él tenía un conuco en la montaña, cerca del salto, donde sembraba yuca y otras hortalizas. Señaló al agua y me dijo que estaba sucia porque estaba lloviendo mucho en la montaña y me imploró a que saliéramos de allí cuanto antes, porque el río estaba creciendo y en poco tiempo sería intransitable. Como seguía su paso, poco a poco fui dejando atrás a los demás, quienes venían más lento. El señor, muy amable, me explicó cómo subir al salto por la montaña, siguiendo un sendero de animales que subía por donde estábamos cuando comenzó el derrumbe. Pero me hizo hincapié en que no podíamos ir cuando llovía, lo cual ya habíamos deducido nosotros mismos.

Seguí con él hasta la camioneta, charlando amenamente. Cuando le hice el recuento de nuestra escalada, me preguntó de dónde veníamos. "De la capital", le dije. "¡Ah, pues es un buen ejercicio eso, entonces!", me respondió. Ejercicio, odisea… ¿qué más da? No pude hacer más que sonreír y asentir con la cabeza. Nos despedimos y me dijo que cuando volviéramos pasáramos por el conuco para él brindarnos de su cosecha. Le agradecí su ayuda y le deseé buen viaje, pues el continuaría bajando por el río.

Al poco rato llegaron los demás. Pablo estaba un poco confundido. Se había caído de lado en el río sin saber bien cómo pasó. Nos cambiamos la ropa mojada y, tranquilamente, comimos algunos sándwiches y palitos de queso. Después de todo lo que había pasado, nos creíamos a salvo.

Pero aún faltaba más…

Punto y seguido. Tags: , , , ,
Technorati Tags: , , , ,
Copyright Eduardo Suero

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.