jump to navigation

Estivi y Boca Negra, Parte II Martes, junio 6, 2006

Posted by El Edu in La Cotidianidad de mi Vida, Montañismo.
3 comments

"Hallábame a la mitad de la carrera de nuestra vida, cuando me vi en medio de una oscura selva, fuera de todo camino recto. ¡Ah! ¡Cuán penoso es referir lo horrible e intransitable de aquella cerrada selva, y recordar el pavor que puso en mi pensamiento! No es de seguro mucho más penoso el recuerdo de la muerte. Mas para hablar del consuelo que allí encontré, diré las demás cosas que me acaecieron." –Dante Alighieri, "La Divina Comedia", El Infierno, Canto Primero

A merced de la Opuntia caribaea

El radiante sol nos llamaba a caminar por las orillas de aquel arroyo de agua cristalina. Era como si la naturaleza nos invitara a descubrirla. Pepito llevaba la mochila con el agua y los objetos de valor; yo cargaba la soga; Goku no llevaba nada aparte de su súper traje; y Pablo cargaba su CamelBak mientras iba filmando con su cámara de video y, al mismo tiempo, buscando el sendero que debíamos tomar.

Cruzamos el río para comenzar a ascender por la montaña. Pablo, Goku y yo nos mojamos sin problemas, pero El Pepi estaba empeñado en buscar la forma de no humedecerse los pies. Así que siguió bordeando el río, encaramándose con mucho trabajo por unas rocas, hasta llegar a un punto en el que estaba seguro que podía cruzar sin tocar el agua. Nosotros ya estábamos subiendo por la ladera de la colina y nos detuvimos a observar esta escena. Con la coordinación mental-visual-motora que lo caracteriza, El Pepi tensó toda su musculatura y pegó un brinco hacia el otro lado del río. Bueno, supongo que ese era el objetivo, porque no avanzó ni 20 cm con aquella maniobra y quedó todo empapado, pero feliz por habernos hecho reír a carcajadas.

Ascendíamos por un trillo de tierra seca, rodeado de plantas xerófilas típicas de la región. Por momentos, parecía que perdíamos el camino, pero lo reencontrábamos y continuábamos. Hasta que llegamos a un punto donde no sabíamos que ruta tomar. A la izquierda, había un área despejada, donde hacía poco tiempo habían quemado leña para producir carbón. No veíamos un camino claro por allí. Por la derecha, subía una cañada pedregosa que podía pasar por un camino, pero el cual no sabíamos dónde terminaría. Decidimos caminar por este último, pero luego de unos minutos, nos dimos cuenta que no era la ruta correcta. Decidimos poner a prueba las habilidades superheroicas de Goku y lo mandamos a subir a echar un vistazo al lado izquierdo de aquel camino. Lamentablemente, su agilidad sobrehumana no lo pudo salvar del encuentro con la amiga preferida del Prof. Miguel Medina en sus viajes al Sur: la Opuntia caribaea, mejor conocida como guazábara, y de la cual Huchi Lora, en su programa "de medio a medio", dice lo siguiente:

La guazábara, cactácea nativa del Suroeste y del Noroeste de esta isla, lanza sus peligrosas púas a quien le pase cerca cuando el sol arde con más intensidad. Sus espinas tienen un casquete que tras clavarse en la piel, hace que la punta se quede enterrada aunque se hale la espina. Esta púa causa mucho dolor y es muy infecciosa.

Efectivamente, mucho dolor fue lo que le causó al pobre Goki la guazábara que "lo picó" en la mano. Tenía 4 ó 5 espinas incrustadas en la piel, y, al tratar de halar la planta de un lado, las espinas lo clavaban por el otro. Su rostro reflejaba el estado de dolor e impotencia en que se encontraba. No podía moverse, por lo que no podíamos ayudarlo. Aguantando un poco las risas, logré subir por otro lado para tratar de ayudarlo. Pablo buscó su cámara para tener grabado por siempre tan doloroso momento. Cuandohalábamos la guazábara, sus espinas levantaban la piel, aterrorizándonos aún más. Decididos a salir de aquel percance, Goku reunió todos sus poderes y se concentró en apartar el dolor de su mente. Dimos un fuerte halón a la planta maldita y logramos extraer las púas al mismo tiempo que Goky lanzaba un grito desesperado, seguido por una agradable sensación de libertad y alivio.

El Goky y yo decidimos volver al lugar de la quema, para tratar de buscar un sendero por ese lado, mientras El Grifo y El Pepi continuaban subiendo por la ladera de la cañada. Yo también fui víctima de la guazábara, cuyas espinas traspasaron mi calzado y se clavaron el dedo gordo de mi pie derecho. Maldita. Seguimos introduciéndonos por entre la flora hostil de la montaña, pero pudiendo establecer un ritmo de ascenso considerable. El Grifo y El Pepi se habían separado, y ahora El Pepi no sólo cargaba su mochila, sino también la soga que yo había dejado al ir a ayudar a Goku. Guiándose por nuestras voces, fueron acercándose a donde estábamos. Goku se sentó a esperarlos mientras yo seguía subiendo en busca de un camino. El ascenso fue tornándose cada vez más escabroso, ya que las rocas sueltas no ayudaban a aminorar el miedo que nos producía el risco que a nuestro lado estaba. Ese pedazo me recordaba al Mogote, sólo que con un grado de dificultad de 10x. Ya no estábamos haciendo senderismo; estábamos escalando una ruta 5.6, en medio de cactos, bayahondas, guazábaras, telas de araña, y una que otra tierna mariposita.

Al llegar casi a la cima, encontré dos caminos, uno que continuaba en ascenso, y otro que parecía ir en dirección al salto. Decidí esperar a los demás, y me senté a descansar un buen rato hasta que llegó El Grifo. Cuando le mostré mi hallazgo, recordó que sí era por ahí. Al parecer nos habíamos desviado un poco (2 horas) del camino real, pero ya habíamos vuelto a él. Unas voces que escuchábamos desde hacía rato fueron acercándose cada vez más. Nos agachamos para no llamar la atención en lo que llegaban El Pepi y Goku, pero era muy tarde. Nos habían alcanzado.

Era un grupo de cuatro mozalbetes locales, acompañados de feroces perros guardianes, quienes nos dijeron que iban a arrear chivos a la loma. A pesar del temor que temíamos que fuesen fugitivos de la pandilla del criminal Vladimir Pujols ("El Vla"), capturado cerca de allí luego de aterrorizar a toda la población de Azua, decidimos pedirles orientación. Ellos, asombrados al saber por dónde habíamos subido (sobre todo por cómo subió "la vaca"), nos dijeron qué caminos tomar para llegar al salto y siguieron su rumbo.

Y la montaña ha de enfurecerse

Luego de pasar tanto trabajo escalando la loma, el cielo también conjuraba en contra nuestra. Negras nubes comenzaban a sobrevolar sobre nosotros. El peligro de lluvia era inminente y aún estábamos lejos del salto.

Seguimos caminando hasta llegar a un barranco que interrumpía el sendero. Nos detuvimos unos minutos a analizar qué hacer. Pensábamos que era posible cruzarlo, pero al más mínimo error podíamos terminar en la falda de la montaña con un derrumbe (literalmente) sepulturero. Mientras continuábamos en estas disquisiciones, apareció frente a nosotros, y al otro lado del barranco, uno de los muchachos que nos habíamos encontrado antes. Nos dijo que cruzáramos caminando, que eso no era nada. Y el joven, cuyo nombre era Estivi, nos lo demostró caminando por el borde del barranco como si anduviese en su casa, seguido por su fiel perro, al cual Pepito llamaba por su nombre (o el que el creía que era su nombre): "¡Canegra! ¡Canegra! Ven aquí, Canegra.". Yo me quedé perplejo. ¿Se estaba burlando del pobre perro? Goku se puso serio y le dijo: "Canegra no (idiota). ¡Boca Negra!". Ahí sí me dio miedo de que Estivi nos lanzara al precipicio. Pero no, logramos cruzar todos sanos y salvos. Pero para mi próximo viaje procuraré comprar unos zapatos de plástico de esos que tienen hoyos y los cuales usan los guías del Pico, porque, luego de ver a Estivi cruzar el barranco más de 4 veces sin temor alguno, me parecen más certeras sus palabras de: "Los tenis sólo son para andar por donde camina la gente". Aunque, probablemente, su habilidad se deba a que está harto de pasar por ahí y nosotros estábamos siendo "precavidos". Les dimos las gracias a Estivi y sus amigos y, siguiendo sus instrucciones, tomamos un camino que bajaba de nuevo al río.

En ese momento, sentimos las primeras gotas, y, apenas llegamos abajo, se destapó el aguacero. Nos sentíamos derrotados. Las posibilidades de tirarnos por el salto se veían lejanas. ¿Era prudente arriesgarnos a continuar la exploración por la montaña bajo la torrencial lluvia y con el riesgo de que nos cayera la noche encima sólo para satisfacer nuestro ego? Reconocimos que era peligroso continuar nuestra exploración, pero, con el simple deseo de llegar al salto, decidimos continuar caminando río arriba. Como no esperábamos una travesía tan accidentada, Pablo no tenía medias puestas, y ya estaba pagando el precio. El talón izquierdo pedía descanso, herido por la parte trasera del calzado. No teníamos medias extras, ni duct tape, ni algún otro objeto capaz de aliviarle el dolor al Grifo. Pero Pablo tuvo una brillante idea. Tomó una hoja, la lavó bien con el agua de su CamelBak, la dobló, y la colocó entre el zapato y la piel. Mejor aún, botó esa hoja medio seca y tomó una más verde. ¡Esa sí debía de funcionar! Y seguimos andando, con El Grifo contento con su placebo.

Mientras nos acercábamos al salto, mojados y con frío, nos preguntábamos quiénes eran esos jóvenes que nos habían ayudado antes. ¿Realmente nos habían ayudado o habían logrado ellos alejarnos del corazón de la sierra y del origen del salto? Aunque quizás lo habían hecho para evitarnos sufrir más en aquella montaña infernal. No importaba ya. Estábamos resueltos. Llegaríamos al salto sin importar las consecuencias.

¿Valdría la pena? Pronto lo descubriríamos…

Punto y seguido. Tags: , , , ,
Technorati Tags: , , , ,
Copyright Eduardo Suero

Anuncios

Estivi y Boca Negra, Parte I Lunes, junio 5, 2006

Posted by El Edu in La Cotidianidad de mi Vida, Montañismo.
1 comment so far

Se nos viene. Se nos viene encima. Corríamos despavoridos, huyendo como almas que llevaba el diablo de aquel rugido infernal que emanaba del cañón en el que habíamos dado a parar en busca del salto del que tanto nos habían hablado. Nuestras vidas corrían peligro. Podíamos morir aplastados por las gigantescas rocas que caían desde lo alto; o bien podíamos ser arrastrados por el cauce del río, cuyo caudal crecía a cada segundo por culpa de la torrencial lluvia que caía; o bien podíamos ser aniquilados por algunos de los extraños seres que allí habitaban, los cuales parecían haber sido extraídos de Skull Island. ¿Acaso eran estos peligros secundarios la premonición de un mal mayor que aún estaba al acecho? Si así era, pues pocas esperanzas de sobrevivir teníamos.

El viernes en la noche, y luego de un buen día de surf en Playa Pato, Pablo, Pepito y yo conversábamos amenamente por el MSN, planeando nuestra próxima aventura. Hacía días que veníamos hablando de ir a hacer canyoning a los saltos de Azua a los que habían ido Pablo, Goku y Raúl con Iko Abreu hace ya varios años. Lo bueno del sitio era que siempre tenía agua, no como el salto del Conde de Mana, donde que hay que esperar la temporada de lluvias para ir. Llamamos a Mario para invitarlo, pero tenía que trabajar y no podía ir, auqnue sí nos prestó su soga estática de 75 m. Mientras pensábamos en quiénes iríamos, El Grifo nos dijo que invitáramos mucha gente, porque eso lo hacía cualquiera. Por suerte para ellos, no pudo ir ninguna de las personas con las cuales hablamos. Tan sólo Goku aceptó encantado volver a aquel lugar.

Pablo y yo queríamos ir a surfear de nuevo, así que Pepito propuso un 2×1, y decidimos salir de la ciudad a las 7:30 AM para ir a Pato, surfear un rato, y luego irnos a los saltos. Claro, este plan era muy optimista, y no contaba con que todos nos íbamos a dormir tardísimo y súper cansados.

Mientras disfrutaba de un interesante sueño, sonó mi celular. Era Pepito, preguntando qué había pasado. Eran las 9 AM. Pa'l carajo se fue el plan A. Decidimos ir solamente al salto, pero un poco más tarde. Traté de reconectar con mi sueño, pero no lo logré. Ni siquiera pude recordar de lo que trataba. Resignado, me levanté de la cama y llamé a Pablo. Otro que estaba en el quinto sueño. Me dijo que se despertó a las 6:30, pero que no podía con él mismo. Así que con calma todos nos alistamos y acordamos salir a las 11 AM, porque teníamos que recoger a Goku en la Fosforera en Baní a las 12.

Se suponía que Goku y El Grifo eran los que sabían cómo llegar, pero ellos no tenían ni idea de cuál era el nombre del lugar, solamente que estaba por Azua. Resolvimos llamar a Iko, así que, mientras Pablo compraba un servicio de pollo en Pollo Rey, nosotros llamamos a Carlos Sánchez para pedirle el número de Iko, y lo llamamos. Lo primero que me dijo fue: "¡¿Y tú crees que yo me acuerdo de dónde está esa vaina?¡". Pero, luego de esforzarse un poco, recordó que era entrando por el pueblo Las Charcas, que está poco antes de llegar al de Azua. Así que, desde que se compadecieron de El Grifo y le despacharon su pollo, nos fuimos de allí.

Luego de pasar El Número, Hatillo, la recta y otros parajes, nos mantuvimos atentos a ver si encontrábamos el pueblo. Le pedimos información a un militar de un puesto de chequeo, quien, con una resplandeciente sonrisa, nos dijo que la entrada estaba a medio kilómetro a mano derecha, y que veríamos el letrero de Las Charcas.

Efectivamente, allí estaba. Las Charcas era un pueblo muy limpio, con casas de concreto y calles asfaltadas. En varias de las esquinas había grupos de personas disfrutando del descanso sabatino. A uno de estos grupos le preguntamos cómo llegar al salto. Uno por uno nos ofrecieron sus versiones de la ruta a seguir, pero todos coincidían en que, al llegar a la rigola, dobláramos a la derecha, tomando un camino de tierra que nos llevaría al río. Obviamente, nos pasamos, y tuvimos que pedir más direcciones en Estebanía a un joven que, asediado por el calor, estaba acostado refrescándose en el piso de la galería de su casa. Encontramos la rigola y tomamos el camino correcto. Había mucha gente bañándose en la rigola, y Pepito tenía ganas de sentarse en ella "a ver si el agua lo empujaba". Lo único que le pareció al Grifo que le iba a pasar a Pepito en la rigola era pelarse la nalga, así que El Pepi desistió de su idea, dedicándose mejor a imaginar qué pasaría si tiráramos un barquito de papel por allí.

Luego de 10 ó 15 minutos de andar por esa carretera y de cruzar la rigola y algunos charcos de agua creados por el río, llegamos al final del camino, donde habríamos de dejar la camioneta y comenzar a andar. Organizamos nuestro equipo, nos pusimos nuestros arneses y cargamos en las mochilas lo que íbamos a llevar. Nos comimos unos sándwiches y dejamos el resto, ya que no tardaríamos mucho. Y con El Grifo a la cabeza, comenzamos a caminar por el río, hasta encontrar un camino que subiera a la montaña y nos llevara hasta la cima del salto. Sólo que nunca nos imaginamos cuán difícil sería eso…

Punto y seguido. Tags: , , , ,
Technorati Tags: , , , ,
Copyright Eduardo Suero

Riding the wake Viernes, mayo 19, 2006

Posted by El Edu in La Cotidianidad de mi Vida.
8 comments

El domingo fui con Stimpy y Laura a Palmar, a casa de Gaby, quien nos invitó por su cumpleaños. Pepito, Melina, Víctor, Amelia, Tony, Lidia, Gabriel, Alexandra, Yamil y Lorraine habían ido desde el sábado. Salimos tempranito para evitar las caravanas del cierre de campaña y para tratar de llegar más rápido que El Tony el día antes, porque lo llamé a las 4:30 PM y no había llegado a Palmar "por los tapones". Claro, luego me enteré que la razón principal por la cual él duró un poco más de lo usual fue porque tomó una ruta alterna pasando por Azua.

Lo primero que hicimos al llegar a "la casa más ápera de Palmar", fue comenzar el reñido torneo de tenis de mesa. El Pepi me agarró desprevenido y, aprovechando una racha de 13-0, me arrolló en el primer partido. Luego las cosas volvieron a la normalidad y le gané varias veces. Pero él no se dio por vencido y volvió a vencerme en otro partido.

El desayuno estuvo delicioso, seguido por más ping-pong. Un grupo se fue a esquiar mientras nosotros continuábamos batallando, así que, después de un largo rato, también nosotros fuimos al mar. A Gabriel le habían prestado un artefacto llamado O'brien WakeTower, el cual era un tubo grande con varios tubos semicirculares encima, asemejando un carro romano (para mí, por lo menos).

Obrien WakeTower.jpg = Roman Chariot.JPG

El Pepi y yo pedimos primero (clásico), así que seríamos los stuntmen para la primera vuelta de prueba. Gabriel y Laura iban en el bote, con Yamil conduciéndolo. El Pepi y yo íbamos de lo más chillin' en el asunto ese, saltando y dándole para los lados. Nosotros pensábamos que el O'brien sería un disparate, pero la verdad es que estaba de lo más divertido. Pero parece que Yamil quería vernos sufrir un poco más, por lo que aceleró la marcha y comenzó a hacer unos giros más bruscos. Nosotros tratábamos de mantener el centro de gravedad en equilibrio, balanceando nuestro peso para impedir que el O'brien perdiera el control. Las sonrisas de felicidad que teníamos en nuestras caras al montarnos, desaparecieron, y fueron remplazadas por expresiones de terror. Nos esforzamos cuanto pudimos, hasta que la fuerza centrífuga nos venció. Pude ver cómo Pepito se soltó del O'brien y fue arrojado al mar. Eso desequilibró por completo al WakeTower, y esas décimas de segundo en que me mantuve sobre él, parecieron eternas. Y ahí salí volando.

¿Han jugado alguna vez a tirar chatas que reboten en el agua? Yo lo he jugado, sí, ¡y esta vez lo hicieron conmigo! Íbamos como a 30 Km/h, y cuando impacté con la superficie del agua, sentí que me habían destrozado la columna vertebral, tal como me pasó cuando, a los 5 años, me caí de un carrito de golf que iba conduciendo mi madre en La Romana, quien dio la vuelta en U más violenta posible y yo salí disparado, sólo para quedar tendido allí sin que ella ni Francisco se dieran cuenta hasta unos metros más adelante. Esa vez sólo me herí el codo, pero ahora pensaba que había quedado parapléjico. Había rebotado sobre el agua antes de hundirme. No podía creerlo. Lo primero que hice fue mover los pies, para descartar una lesión medular. Eso me alivió, así que me quedé flotando en el agua hasta que volvieron a rescatarnos. Gabriel, Laura y Yamil gritaban preguntando si estaba bien. Yo ni hablar podía; estaba aturdido. Pepito sintió celos de que no se preocuparan por él, pero, aunque él también se dio durísimo, por primera vez su robusto cuerpo le ayudó en algo, ya que se hundió inmediatamente y no rebotó como hice yo.

Desde que volvimos a nuestros cabales, nadamos hacia el bote y nos subimos. Luego de tan peligrosa experiencia, no quedaba otra cosa que hacer que no fuese volver a la casa… ¡a montarnos en el O'brien! Así que, masoquistas al fin, continuamos tomando turnos sobre el WakeTower hasta que nos cansamos.

Después nos bañamos en la piscina, jugamos ping-pong, comimos unas deliciosas hamburguesas de Red, jugamos más ping-pong, algunos dormimos, y, como a las 5:30 PM, Stimpy, Laura y yo nos fuimos. Los demás querían esperar hasta más tarde para evadir las caravanas de cierre de campaña. Pero la verdad es que a nosotros no nos tocó ninguna y a ellos sí. Eso sí, el tránsito estaba pesadísimo en la carretera. Stimpy llegó mareado a la casa por todos los stop-and-starts.

Les recomiendo que prueben el O'brien WakeTower algún día, pero con chalecos salvavidas, padding para las extremidades y un collarín cervical para evitar quedar cuadrapléjicos.

¡O'brrriiiiiiiiiieeeeeeeeeeeeeeeennnnn!

Punto y seguido. Tags: , , ,
Technorati Tags: , , ,
Copyright Eduardo Suero

Cientología (o Cienciología), Psiquiatría, avispas y escalada deportiva Jueves, mayo 18, 2006

Posted by El Edu in La Cotidianidad de mi Vida, Montañismo.
4 comments

El sábado 6 fuimos un grupito a Conde de Mana, en San Cristóbal, a una hora y media de aquí y cerquita de la presa de Valdesia. Es uno de los lugares más espectaculares para practicar la escalada en roca en este país. Andábamos El Pepi, El Tony, El Grifo, El Fran, Richard, Lisa Jeanne y yo. Recogimos a Goku en el cruce donde uno dobla en la carretera de Baní, luego de que salió del trabajo. También fueron Moisés y otro pana, pero el pana se sintió amenazado por la gran cantidad de avispas que allí habían (aunque no eran tantas) y Moisés regresó con él a la capital.

A nosotros nos encanta ir a Mana porque es un lugar muy agradable y tranquilo, y uno se pasa la tarde entera escalando y hablando de temEl cabello de Lisa, Pablo, Pepito, Francisco, Goku y Richard en el belay stationas súper interesantes (tal como apreciarán en el video). Hay que tener cuidado cuando uno está haciendo el approach, porque el sendero que lleva al comienzo de la ruta está repleto de panales de avispas. La pared tiene alrededor de 75 metros de alto y uno se coloca en una cornisa que está a unos 20 metros de altura. Allí se instala el belay station, amarrando una soga de seguridad de unos bolts que van en sentido horizontal en la pared. Uno se engancha a esa soga por medio de cuerdas más cortas y mosquetones y desde ahí comenzamos a escalar.

Como Richard es el que está más duro escalando (y nosotros estamos vueltos una m…), él fue quien puso las rutas. Yo le hice belay mientras él subía Diploma (5.9) en lead. Es una ruta para principiantes, porque tiene muchos agarres fáciles, pero aún así es muy divertida y al ser tan larga (tiene unos 20 metros de largo), requiere de una gran resistencia. Luego de Richard subí yo. Hacía mucho tiempo que no escalaba en San Cristóbal, y lo sentí. Aunque la hice completa y relativamente rápido, quedé reventado y con los antebrazos que sentía que se me quemaban. Pero qué bien me sentí de escalarla. Así seguimos, uno por uno subiendo Diploma, y los demás hablando disparates y comiendo sandwichitos.

El Pepi demostrando sus habilidades en DiplomaEl que más nos deleitó con sus habilidades técnicas fue El Pepi. Se dedicó a explicarnos, con ejemplos, cómo se comenzaba la ruta, una y otra vez. Creo que ya esa parte la tendré dominada para la próxima ocasión. El Tony también se dio grande, y linda que se veía con su tinte nuevo, digno del Bay Area Climbing Magazine.

Mientras seguían escalando en Diploma, Richard puso también Camaleón (5.10d), pero hasta el penúltimo bolt. Es que ese último queda muy lejos de los agarres cómodos y se hace bien difícil clipear. Yo la intenté en top-rope, pero creo que si llegué a la mitad fue mucho. En mi segundo intento, tuve un encontronazo con las avispas guardianas. Sin darme cuenta, puse mi mano encima de un panal que estaba casi en medio de la ruta. Sólo oí que me gritaron "¡cuidado con las avispas!" y me solté, batiendo manos y pies para tratar de alejarlas mientras me suspendía en el aire. Por suerte no me masacraron tanto y sólo me picaron en el brazo derecho, encima del codo.

Mientras escalábamos, pasó un señor vendiendo pan de guáyiga (chola) que él decía que era muy bueno. Estábamos intrigados porque ninguno lo habíamos probado antes, pero no logramos convencer al Tony de que bajara hasta allá a comprar algunos, así que el señor tuvo que irse y nos quedamos con las ganas de probar la guáyiga.

Al caer la tarde, recogimos todo, tumbamos las sogas y bajamos de allí. Mientras bajábamos, El Fran tTony being Tonyuvo otro amistoso encuentro con las avispas, quienes le dejaron unos recuerditos en las piernas.

En el camino de vuelta, nos paramos en un colmado a comprar las clásicas cervecitas de despedida. Bueno, en dos colmados, realmente, desde que se terminó la primera ronda. Llegamos de lo más bien a la capital, aunque El Tony siguió a Manoguayabo, no sabemos si por efectos del alcohol o simplemente por ser Tony being Tony.

Disfrutamos mucho y la pasamos muy bien, como de costumbre. Ya tengo ganas de volver.

Goku asomando la cabeza por la estalactita

Richard haciéndome belay en Camaleón

Punto y seguido. Tags: ,
Technorati Tags: ,
Copyright Eduardo Suero

la Ligadera Viernes, mayo 5, 2006

Posted by El Edu in La Cotidianidad de mi Vida.
1 comment so far

Ese es el nombre de nuestro fantasy league de béisbol. Es nuestra tercera temporada, y cada vez se pone mejor. Es una liga de puntos, no rotisserie. El año pasado probamos con otra head-2-head, pero nos decepcionó. Ahora tenemos una roto paralela, pero ya estamos desencantados, aunque creemos que fue por las categorías que elegimos al tratar de hacerla muy al estilo sabermetrics. Definitivamente la de puntos es la más divertida y emocionante. Somos 14 equipos:

  • ST-13: Eterno ganador. Campeón en el 2004 en la de puntos y en el 2005 en la head-2-head. Un equipo compacto, sin hoyos, siempre buscando jugadores que puedan mejorarlo, pero sin excederse con los cambios. Su cuerpo de abridores ha sido golpeado duro por las lesiones, pero su gran profundidad le ha permitido mantenerse entre los tres primeros lugares durante este inicio de temporada. Uno de los tres fanáticos de los Cubs que hay en la liga. Ah, es mi equipo.
  • Nintendo Power: El campeón indiscutible del 2005. Se le alinearon las estrellas y le hicieron puntos hasta los que no jugaban. Mr. Bryan es uno de los que tiene más conocimientos de béisbol y siempre está dando la batalla (y siempre en desacuerdo con las decisiones). Es uno de los favoritos para esta temporada, especialmente si Roger Clemens retorna a juego. Red Sox Nation citizen wannabe.
  • Wyld Stallyns: El equipo de El Pepi, buscando aún su primera corona. Siempre logra conformar un equipo sólido, pero todavía no ha conseguido los elementos que le hacen falta para triunfar, aunque este puede ser su año. ¿Y esos Marlins qué dicen?
  • el Klan de la Furia: AKA “La Mafia China”. El más controversial de todos. Nuestro Comisionado Willie, en su tercer año de mandato. Fue quien creó la liga y quien hace los estudios estadísticos para establecer los puntos a las distintas categorías. Se ha visto envuelto en conflictos relacionados con el manejo de los puntos y algunas transacciones dudosas, pero ha logrado llevar a su equipo a las primeras plazas. Fanático empedernido de los Atléticos de Oakland y discípulo de Billy Beane.
  • Lactose Intolerants: Ha comenzado bien este año, con una poderosa ofensiva que lo ha mantenido en los primeros lugares. ¿Podrá mantenerse en la pelea hasta octubre? Como fiel seguidor de los Cachorros, El Víctor acaba de smuggle a Juan Pierre hacia su equipo.
  • The Chuck Norrians: Afectado en años anteriores por numerosas lesiones (y por fatales decisiones de su dirigente), los antiguos Chinbarrigas no habían podido salir del sótano. Pero este parece ser el año en el que veremos a Raymond dar la pelea por un puesto entre los primeros seis y, quién sabe, quizás hasta optar por el título de campeón. Este cambio positivo puede deberse a que se ha concentrado más en la gramática y la coherencia con que expone sus ideas en el foro, por lo que quizás ahora hasta sus propios jugadores lo entienden.
  • Old Baseball: En su sophomore year, Iván no ha podido repetir su hazaña del 2004 de quedar entre los primeros. A base del famoso kleenex, este equipo logró una producción muy alta de puntos, pero no pudo competir contra la maquinaria de Nintendo Power. Ya preparó la mesa para iniciar con el kleenex, al hacer un cambio con Lactose que le dejará un spot abierto. Ya veremos qué tal le va.
  • Cobra Kai: A pesar de estar inscrito en ESPN insider, de tener el Stattracker, y de estar al tanto de las noticias de último minuto, Ramsés no ha podido competir al más alto nivel. Posiblemente el más fanático de los tres seguidores de los Cachorros, Cobra Kai parece haber emulado la actitud perdedora de los Cubs y el manejo controversial de Dusty Baker. Ramsés, no te preocupes, next year will be here.
  • Benigno: Este año tiene un trabuco de equipo. Albert Pujols lo ha llevado a la cima de la liga y parece tener todos los ingredientes para quedarse allí por mucho tiempo. Su picheo es una duda, pero, si está saludable, nadie lo detendrá.
  • Dr: Luego de una buena temporada en el 2005, Plácido ha caído al bottom third de la liga. La debilidad de su equipo es palpable. Deberá luchar para mantenerse dentro del Top 10.
  • KeepUpWithTheJoneses: No sabe ya. Casi hace un aguinaldo El Tony cuando vio que le salieron Chipper y Andruw Jones en el draft. Hizo un buen trabajo en su rookie season, y ahora está tratando de mejorar. Pero tener tantos jugadores en el bench no lo ayuda. Tony… ¡palomo!
  • BCN Gula: El equipo oficial de La Gula. Su filosofía es darle espacio para que se desenvuelvan sus jugadores, sin presión y sin temor a ser cambiados, mientras disfrutan de gulosos banquetes en el dugout. El César usualmente se mantiene entre los primeros puestos al inicio de la temporada, sólo para ver como las lesiones y los slumps lo consumen al final. Este año comenzó al revés, como sus queridos Yankees, pero no le será nada fácil escalar puestos en esta liga.
  • BCN Marinerds: El gran sabermetrician, César G. había tenido un récord envidiable en años anteriores, pero su amor por Seattle lo ha llevado al sótano. Tiene muy buen equipo y no veo razón por la cual no pueda repuntar y colocarse entre los primeros 8. Claro, quizás ni le interese, ¡porque está arrasando en la roto!
  • OSJV Eagles: Todos los años tenemos algún novato que nos pone a sufrir a todos. No porque esté ganando, sino por el desequilibrio que crea con los malos cambios. Orlando es primo de Víctor, quien se suponía que lo guiaría durante su primera temporada. Pero este tíguere lo soltó en banda y casi crea una guerra civil en la liga. Ahora se ha calmado, y ha seguido las recomendaciones de los más experimentados, aunque conserva su rebeldía y belicosidad.

Tenemos hasta nuestro equipo de reporteros, ESPM, el cual está siempre llevándonos la noticias de último minuto y las investigaciones más interesantes del fantasy de pelota. Semanalmente haré un pequeño resumen de lo que pasa en la liga y de las posiciones, incluyendo los feuds del momento.

Punto y seguido. Tags: , ,
Technorati Tags: , ,
Copyright Eduardo Suero

Comments Jueves, mayo 4, 2006

Posted by El Edu in Pensamientos al azar.
1 comment so far

Para los que están perdidos con el nuevo (pero antiguo) diseño de la página, el enlace para escribir comentarios está ahora debajo del título del post correspondiente.

Mima Sailing Team Jueves, mayo 4, 2006

Posted by El Edu in La Cotidianidad de mi Vida.
add a comment

Les invito a que visiten el blog de Raúl, donde nos relata su vida durante sus viajes de entrenamiento y sus regatas por todo el mundo. Esta chulísima la página. Beijing, allá vamos.

Punto y seguido. Tags: , ,
Technorati Tags: , ,
Copyright Eduardo Suero

La saga de los documentos: pura burla burocrática Miércoles, mayo 3, 2006

Posted by El Edu in La Cotidianidad de mi Vida.
2 comments

Fatalidad

El sábado en la tarde extravié mi cartera, con mis documentos de identificación personal, tarjetas de crédito y dinero. Recién el domingo en la mañana fue que me di cuenta de que no la tenía, momentos antes de irme a la playa hasta el lunes. Busqué desesperadamente en mi cuarto, entre mi ropa, en el canasto de la ropa sucia, alrededor de la computadora, dentro del carro y de la camioneta, sin éxito alguno. Fui al Nacional de la Lope de Vega, donde pensé que podía estar, pero no la tenían. Resignado, volví a casa a cancelar las tarjetas; la cédula y la licencia lo dejaría para luego. Es irónico cómo se hacen más difíciles los trámites a medida que se acerca uno al gobierno dominicano.

Lo primero que hice fue cancelar la tarjeta de Bank Of America (para evitar una muerte lenta en manos de Papa). Una señorita muy amable hizo todo el proceso en unos pocos minutos. Luego, debía cancelar las del Banco Popular, una, extensión de la de Papa, y la otra, extensión de Las Damas (de la finca). Ahí se fue complicando el asunto. Como 20 minutos hablando con un operador que parecía querer obstaculizarnos en vez de ayudarnos, hasta que, finalmente, bloqueó ambas. El aspecto financiero estaba resuelto.

Burocracia extrema

Ayer fui al Palacio de la Policía Nacional a poner la denuncia de la pérdida de la cédula y la licencia. Una ineficiencia atroz. Un grupete de personas esperando su turno y sólo dos empleados tomando las denuncias entre los numerosos paseos que daban fuera de la oficina. Estuve a punto de irme de allí y de volver en otro momento, pero me convencieron de quedarme y al poco rato me atendieron. Me dieron mis dos denuncias, pero debía certificarlas. Podía hacerlo allí mismo, de forma "fácil" (según me informó el mismo agente que me atendió) o podía ir a comprarlos al lugar correcto, en Villa Juana, en la Paraguay, y volver al Palacio para que la certificación. Opté por esta última, y se me hizo fácil elegir porque había dejado el dinero en casa, por lo cual no tenía más opción. Decidí continuar los trámites al día siguiente.

Esta mañana fui a la Junta Central Electoral a buscar el duplicado de la cédula. Tuve que parquearme a 3 cuadras del edificio, pero era comprensible, dada la proximidad de las elecciones. Me estacioné frente a la estación de bomberos de Santo Domingo Oeste y caminé hasta el lugar. Me indicaron dónde ir y a los diez minutos estaba saliendo de allí cédula en mano (claro, hay que votar).

Como era temprano, decidí comprar los impuestos para la licencia. Conseguí un excelente parqueo al frente del edificio subí al tercer piso, donde vendían los impuestos. Hice mi fila y pagué los RD$80 correspondientes. Me mandaron al primer piso, donde había un policía con un escritorio encaramado en unas gradas recibiendo las actas. Me dice que tengo que llevarle una copia de la cédula. Apropiadamente, en el sótano hay una fotocopiadora. RD$5 me cobraron. Guarda la mía y me dice que vuelva el viernes de 12 a 3. Asombrado, le dije que tenía entendido que debía llevarla de vuelta al Palacio. "Amigo, allá no se hace eso ya, es aquí", me dijo. Insistí de nuevo diciéndole que eso era lo que me habían dicho en el Palacio. "Pues tenga, llévesela entonces, si usted sabe más que yo". Tuve que respirar MUY profundo para que no me fueran a meter preso por tirar al policía desde allá arriba. Le devolví la hoja y le pedí amablemente que me explicara el resto del proceso, lo cual hizo de mala gana. Salí, le di RD$15 al parqueador, me monté en mi carro y partí.

Fui a AMET a buscar la certificación de licencia no retenida (increíble). Cuando pensaba que ya iba a terminar los trámites, me informaron que debía ir a Impuestos Internos a comprar unos sellos para luego volver y que ellos me dieran la certificación. Ese fue el colmo, la gota que rebosó la copa. La cúspide de la ineficiencia. Me llegaron imágenes a la mente de todos los políticos dominicanos riéndose a carcajadas de mí y sintiéndose satisfechos de otra obra mal realizada. Salí de allí sumamente enojado y convencido de que no sacaría ninguna licencia de nuevo.

Camino a casa, me la pasé analizando el porqué de tantos pasos innecesarios y de tantas manos envueltas en el proceso. Pero ahí está la clave. Cada paso le da trabajo a una veintena de personas, quizás más. Los empleados que venden los sellos, los que guardan las actas, los policías de cada lugar, los de la fotocopiadora, los de mantenimiento, los vendedores ambulantes, los parqueadores, los buscones, y otros más que desconozco. Y el único que sufre es el ciudadano que tiene que soportar ese abuso mental y económico por parte del Estado. Y agradecido estoy de tener carro, porque no quiero imaginarme las vicisitudes que sufren quienes tienen que hacer este proceso utilizando el transporte público.

Y lo peor es que no ha terminado…

Punto y seguido. Tags: , , ,
Technorati Tags: , , ,
Copyright Eduardo Suero

Las aventuras y desventuras de Ed Grimley Suero Miércoles, abril 26, 2006

Posted by El Edu in La Cotidianidad de mi Vida.
3 comments

He vuelto. Después de un mes de baja, luego la catástrofe del USMLE, vuelvo a escribir.

Para los que todavía no saben, no pude tomar el Step 1 cuando les dije, porque no tenía el segundo apellido en mi permit y, por ende, el nombre no coincidía con mi ID. Como estaba en mi extension, me fui pa'l carajo y tuve que reinscribirme. Lo tomo en junio. Pasé unos días muy tenso, pero luego tuve que resignarme. And that's that.

El viaje a NYC estuvo fenomenal. La pasamos súper bien y anduvimos mucho. Les tengo un post de eso, así que no abundaré más.

En estos días, me he dedicado a hacer algunas de las cosas que había suspendido por dedicarme al estudio. He vuelto a escalar, a correr, a montar bicicleta, a ver películas… Me siento un poco más humano. Aunque ya tengo que retomar el estudio porque (de nuevo) me un mes para el examen.

En Semana Santa fui a Frontón, Samaná, con Pablo y el grupo de la escalada. Muy buen viaje. El tiempo se fue volando, pero lo disfrutamos mucho. Este fin de semana queremos ir a Bahía de las Aguilas. Sólo con la carretera Samaná-Pedernales está pago el viaje. Es uno de los trayectos más placenteros del país.

Comenzó la temporada de béisbol y el Fantasy. Como era de esperarse, estoy en primero, aunque Bryan está ahí cerquita y pronto retomará su lugar.

Les prometo que escribiré más a menudo, aunque sean artículos más cortos. La verdad es que me sentía abrumado por todas las cosas que había de contarles, pero poco a poco lograré ponerme al día. 

We’re here Domingo, abril 2, 2006

Posted by El Edu in La Cotidianidad de mi Vida.
add a comment

Estamos vivos stop No hace frío stop Vimos el juego del Madrid-Barca en ESPN Zone stop Nos lo metieron frío stop Vimos a Dream Theater stop IT WAS SO FUCKING AWESOME!!! stop